Escúchenos en línea

Torturaron y quemaron en cautiverio a esposa de Procurador

Ciudad Guatemala. ACAN-efe. | 31 de Marzo de 2009 a las 00:00
La abogada Gladys Monterroso, esposa del procurador de los Derechos Humanos de Guatemala, Sergio Morales, asegura que sus secuestradores la torturaron, drogaron y quemaron con cigarrillos durante su cautiverio de 13 horas. En declaraciones que publican este martes los diarios locales "Siglo Veintiuno" y "El Periódico", Monterroso, quien fue secuestrada por desconocidos el pasado miércoles, sostiene que "fui víctima de tortura en pleno siglo XXI" y "me pusieron la pistola en la boca". La abogada fue secuestrada en un sector del sur de la capital y fue abandonada en la colonia Atlántida, en el norte. Los hematomas que presentan aún sus dos ojos son la muestra de las torturas que sufrió la esposa del Procurador de los Derechos Humanos. "Son actos de violencia pero no de esta época". "Nos preocupamos por los victimarios. Pero ¿y las cicatrices de las víctimas", se pregunta la jurista en sus declaraciones en "El Periódico". Monterroso comentó que fue un transeúnte el que la encontró tirada cerca de una cuneta y que le regaló una moneda porque pensó que era "una bolita" (alcohólica). La abogada dijo que sus secuestradores no le dijeron nada. "Me ponían la pistola en la sien y en la boca y me decían que me iban a matar. Se reían y así estuvieron hasta que me empezaron a drogar". "Yo me preguntaba si ese sería el último día de mi vida y pensaba en mi familia", relata en "Siglo Veintiuno". La esposa del procurador de los Derechos Humanos afirmó que sus victimarios le quemaron con cigarrillos sus brazos. "¿Por qué yo? ¿Qué hice? No tengo enemigos", anota Monterroso, quien es activista del partido Encuentro por Guatemala, que dirige la diputada izquierdista Nineth Montenegro. "Basta ya de la violencia, ya no podemos vivir en un país tan violento", dijo Monterroso al diario "Siglo Veintiuno", mientras que en "El Periódico", refiere que "vivimos en un país de carnívoros". Monterroso aún se encuentra recluida en un hospital privado donde se recupera de las agresiones que vivió durante sus 13 horas de cautiverio la semana pasada.

Descarga la aplicación

en google play en google play