Escúchenos en línea

Sindicalistas bananeros de Panamá cierran frontera tica

Ciudad Panamá. Acan-efe. | 7 de Mayo de 2009 a las 00:00
La frontera entre Panamá y Costa Rica continúa este jueves por segundo día consecutivo cerrada al transporte de carga centroamericano por la Cooperativa de Servicios Múltiples de Puerto Armuelles (Coosemupar), en protesta por no participar en las negociaciones para manejar el banano panameño en el Pacífico. El cierre de más de 30 horas mantiene paralizado a unos 400 camiones a lo largo de la vía Interamericana, en ambos lados de la frontera, lo que ha traído pérdidas económicas aún no cuantificadas. La acción también obligó a suspender las clases en la zona bananera, en el distrito de Barú, porque la mayoría del personal docente no ha podido trasladarse hacia ese sector. Coosemupar exige participar en las negociaciones que realiza el gobierno de Panamá y la trasnacional Del Monte, que a finales de abril llegó a un acuerdo para administrar las plantaciones bananeras en el Pacífico panameño por un periodo de 25 años con una inversión de 54 millones de dólares. El dirigente sindical Etdiel Navarro dijo a Acan-Efe que la participación en la reunión solamente de la interventora de la Cooperativa, Nidia Medina, no es garantía de que los derechos de los trabajadores serán respetados. Coosemupar también participa en las mismas pero solo como oyentes, lo que no garantiza que se proteja su derecho a ser indemnizados, ni el porcentaje que les corresponde por la venta del banano y el personal que mantendrá sus empleos, expresó. "Exigimos a las autoridades estar dentro de las negociaciones por intermedio de nuestro secretario general, Simón Lezcano, porque la interventora no está cuidando nuestros intereses", señaló. Indicó que mañana tienen programada una asamblea cerca del puente del río Chiriquí Viejo, donde esperan que esté presente el Gobierno y en la que no permitirán la presencia de Nidia Medina. Coosemupar administra en la región fronteriza con Costa Rica, en el litoral pacífico, doce fincas en unas 3.000 hectáreas para la explotación del banano, que desde 2008 subsidia el Gobierno. No obstante, la producción y sus exportaciones se mantienen paralizadas desde hace seis meses y arrastran pérdidas por más de 20 millones de dólares, provocadas sobretodo por las plagas de "sigatoka negra". La cooperativa afronta además una deuda de más de 30 millones de dólares con acreedores como el Banco Nacional de Panamá y la Caja de Seguro Social, entre otros. En marzo de 2008, la bananera estadounidense "Chiquita Brands" abandonó el monopolio para la comercialización de la fruta del Pacífico panameño, donde está el grueso de las plantaciones del país, y la transfirió a los trabajadores de las fincas que se agruparon en la Coosemupar. La trasnacional mantiene aún un trato de compra en exclusividad con las fincas bananeras del Atlántico panameño. Según cifras de la Dirección Nacional del Banano, las exportaciones de Panamá en ese sector en los tres primeros meses del año apenas llegaron a 2,7 millones de cajas, un 45 por cientos menos que en el mismo periodo de 2008, debido principalmente a la paralización que hay en Puerto Armuelles.

Descarga la aplicación

en google play en google play