Escúchenos en línea

Curas también la emprenden contra Mel Zelaya en Honduras

Tegucigalpa. Acan-efe. | 5 de Junio de 2009 a las 00:00
La Comisión Nacional de Pastoral de la iglesia católica de Honduras afirmó este viernes que el sistema democrático del país se hunde con la perdida de credibilidad y confianza de la población en sus instituciones. Se ha perdido la credibilidad en la Constitución de la República, en los partidos políticos, los poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial, el Tribunal Superior de Cuentas y otras instituciones, subraya una carta de la Comisión Nacional de Pastoral difundida este viernes. La carta recoge varias reflexiones sobre la situación política interna que vive Honduras, derivada de las pretensiones del presidente del país, Manuel Zelaya, de instalar una Asamblea Nacional Constituyente para reformar la actual Carta Magna, que data de 1982. "Pareciera que se ha olvidado al pueblo y el bien común, razón para la cual existen el Estado, los partidos políticos y todas las demás instituciones", subraya el documento. Añade que hay quienes solo buscan el beneficio personal o de grupos, mientras las grandes mayorías siguen viviendo con problemas agudos, fruto de un sistema injusto y sin equidad. La carta, suscrita por el obispo Ángel Garachana, de San Pedro Sula, norte de Honduras, y el secretario de la pastoral, Germán Cálix, señala que "lo más triste de esta realidad es la pasividad, indolencia e indiferencia con que la mayoría de la población mira esta situación, dejando de ser protagonista de su historia". El pronunciamiento de los religiosos surgió de una reunión que celebraron esta semana en la central ciudad de Siguatepeque. En sus reflexiones, también indicaron que Honduras está viviendo una catástrofe de mayor intensidad que el sismo (de 7,1 grados Richter) que removió (la semana pasada) muchas estructuras físicas en el territorio, incluido un puente construido por franceses en 1963, que lleva por nombre La Democracia. El planteamiento de la pastoral surge cuando el Gobierno que preside Manuel Zelaya de hecho está paralizado porque los altos funcionarios se han diseminado por todo el país para promocionar una encuesta a favor de una urna adicional en las elecciones generales de noviembre próximo, para una Asamblea Constituyente. La iniciativa de Zelaya ha provocado una confrontación social entre los que están a favor y en contra, mientras tanto, otros sectores critican al presidente por los millones que se están gastando en esa campaña, cuando miles de pobres y afectados por el terremoto de la semana pasada, en el Caribe, claman por ayuda. Los representantes de la iglesia católica hicieron un llamamiento al diálogo entre todos los sectores "para garantizar un verdadero Estado de derecho". También expresaron que el insulto y la imposición de criterios y cualquier ideología, utilizando la intimidación o el dinero, de lo que varios sectores acusan a Zelaya, "es un abuso de poder". La pastoral considera que Zelaya debe decir la verdad sobre las "reales u ocultas" intenciones por las que quiere convocar a una Asamblea Nacional Constituyente, y advierte que "los caminos que se están siguiendo con improvisación y a toda prisa, pueden conducir a la anarquía, la violencia y el deterioro de la paz".

Descarga la aplicación

en google play en google play