Escúchenos en línea

Costa Rica o el calvario de la burocracia

San José. AFP. | 23 de Junio de 2009 a las 00:00
Casi dos años para aprobar una ley, más de medio año para obtener un permiso de construcción, dos meses para abrir una empresa, treinta años para construir una carretera: la burocracia atenaza a la administración costarricense. Ante el atasco que supone cualquier trámite en la administración, la maraña de leyes y el fácil recurso al amparo en la justicia, capaz de paralizar cualquier obra o cualquier normativa, operar en Costa Rica, el país más desarrollado de Centroamérica, sigue siendo un vía crucis. Costa Rica aparece en el lugar 117 de un total de 180 países en el último informe Doing Business 2009 en cuanto a la eficiencia de los procedimientos de regulación empresarial. Según un trabajo que publica el semanario El Financiero en su última edición, la Asamblea Legislativa tarda una media de 20,2 meses en aprobar una ley, una empresa necesita más de medio año para conseguir hacerse con un contrato de venta al Estado, 191 días para lograr un permiso de construcción o 60 días para abrir una empresa. "Las instituciones siguen corrompiendo los procesos administrativos al requerir documentos innecesarios", declaró a la AFP el presidente de la Cámara de Industrias, Juan María González, quien se queja de que "no hay suficiente compromiso público con la competitividad". La construcción de infraestructuras se lleva la peor parte en este vía crucis burocrático, como lo demuestra la construcción de la carretera que va paralela al litoral pacífico que ha tardado 50 años en ver la luz. Asimismo, el próximo año concluirá la construcción de otra carretera que une la capital con el puerto de Caldera en el Pacífico -una arteria neurálgica sobre todo para el transporte de mercancías- después de treinta años y la adjudicación a tres concesionarios (los dos anteriores abandonaron el proyecto impotentes). La lentitud de la Asamblea Legislativa tampoco contribuye a mejorar las cosas. Los diputados todavía no han conseguido aprobar un crédito por 850 millones de dólares concedido hace meses por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) para infraestructuras en el país. "Todo conspira, en el campo burocrático, contra los que necesitan hacer un trámite o realizar un proyecto", asegura por su parte el editorial del diario La Nación de este martes, en un país donde "el tiempo se mide por meses y años, no por días". "Lo peor es que, desde hace mucho tiempo, los sobrevivientes hemos tenido noticia de esta vergüenza nacional, y nada se ha hecho", agrega. El ministro de Competitividad, Jorge Woodbrige, que tampoco tiene muy definidas sus competencias, según González, asegura que se han identificado unos 3.000 trámites en el país, por lo que prepara un decreto para crear una plataforma de servicios uniforme en las entidades, y dos leyes, una para los trámites pequeños y otra para rescatar la gobernabilidad. "Si no cambia el marco jurídico, seguirá la ensalada", dijo en declaraciones a El Financiero. Según un reciente informe elaborado por el Banco Mundial, "hay una serie de aspectos muy críticos que parecen estar limitando el crecimiento potencial del país". Para eliminarlos, hay que "superar obstáculos políticos de gran envergadura", para lo que se necesita una "gran voluntad política que permita no sólo apoyar la ejecución de las reformas sino también combatir la inercia institucional", recomiendan los autores.

Descarga la aplicación

en google play en google play