Escúchenos en línea

Martinelli, un magnate llega al poder en Panamá

Ciudad Panamá. La Voz.com. | 29 de Junio de 2009 a las 00:00
Ricardo Martinelli, un empresario que con su mensaje de cambio ganó la presidencia panameña el 3 de mayo, pondrá término a la alternabilidad en el poder del Partido Revolucionario Democrático (PRD) y del Partido Panameñista, desde la caída del dictador Manuel Noriega en diciembre de 1989. Martinelli asumirá la presidencia el miércoles para un periodo de cinco años como abanderado del movimiento de Cambio Democrático que fundó hace una década. El PRD, antiguo brazo político de los militares, llegó a la presidencia mediante los votos con Ernesto Pérez Balladares en 1994 y con Martín Torrijos en 2004. El arnulfismo lo hizo con Mireya Moscoso en 1999. Martinelli, hijo de un inmigrante italiano, se convertirá en el primer empresario sin tradición política en llegar a la silla presidencial. Su amplia victoria con una alianza de partidos conservadores y de derecha contrastó con las victorias de líderes de izquierda en otros países América Latina. En una entrevista con The Associated Press antes de los comicios, el magnate aseguró que lo ideológico no era una cuestión importante sino resolver los viejos problemas heredados por los políticos tradicionales. "Un político tradicional no se mete la mano en el bolsillo para regalarle nada a nadie", indicó en la entrevista. "Un político tradicional se sirve él primero y a su partido, después sirve el pueblo". Martinelli alcanzó el poder una década después que comenzó su aventura política con Cambio Democrático, tras cuya fundación apoyó a Moscoso en los comicios de 1999. Martinelli, dueño de una cadena de supermercados, se lanzó como candidato presidencial en el 2004, pero quedó cuarto con apenas el 5,3% de los votos. No se cruzó de brazos, comenzó a recorrer el país y mediante una fundación dirigida por su esposa Marta Linares otorgó millares de becas a estudiantes de bajos recursos, en tanto que enfilaba con su propuesta del cambio. Sus adversarios lo calificaron de demagogo, de tener problemas mentales y de utilizar una fortuna en campaña para alcanzar la presidencia. Pero el empresario entusiasmó a muchos, en un país con algo más de 30% de pobres, con las calles inseguras producto de la delincuencia y criminalidad, con un transporte capitalino obsoleto y donde las denuncias de corrupción no cesan. Con un título en mercadotecnia de la Universidad de Arkansas, Estados Unidos, Martinelli propugna por la promoción de las inversiones extranjeras y acuerdos de libre comercio. De cabellera blanca y nariz perfilada, Martinelli se crió en una zona agrícola del interior del país y antes de convertirse en un poderoso empresario, trabajó como oficial de crédito del Citibank. También tiene negocios en la banca y la agroindustria. Para el analista Roberto Eisenmann, Martinelli es un hombre exitoso en los negocios y "como buen empresario, (es) un poco autoritario". El matrimonio Martinelli tiene tres hijos: Carolina, Ricardo y Luis Enrique.

Descarga la aplicación

en google play en google play