Escúchenos en línea

Solicitan ayuda para luchar contra impunidad en Guatemala

Ciudad Guatemala. LaVoz.com. | 12 de Julio de 2009 a las 00:00
En Guatemala, sólo se hace justicia en dos de cada 100 casos. Estas cifras llevaron al país a solicitar, a la Organización de Naciones Unidas (ONU), la creación de la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG). La comisión fue autorizada desde agosto de 2007, la dirige Carlos Castresana, quien esta semana visita Nueva York y Washington D.C. para divulgar ante diversas organizaciones de derechos humanos el trabajo que la comisión realiza: el de un rompehielos contra la corrupción. Tres de los casos más importantes que investiga la CICIG en Guatemala son: el de Rodrigo Rosenberg, un abogado asesinado en mayo, que acusó de asesinato al mandatario del país Álvaro Colom, mediante un vídeo; el del ex presidente Alfonso Portillo, acusado de corrupción, y el de Víctor Rivera, un ex asesor presidencial de seguridad asesinado en 2008, cuya investigación fue obstaculizada por funcionarios de la fiscalía, según sospecha la CICIG. El funcionario destacó que las instituciones guatemaltecas deben continuar la tarea. De lo contrario, según el comisionado, “aunque vamos abriendo camino, atrás de nosotros el hielo se vuelve a congelar y todo queda como estaba”. Dado el carácter transnacional del crimen organizado que opera en Guatemala, los logros de la CICIG en ese país podrían beneficiar a El Salvador, Honduras, México, y quizá a toda la región, sostuvo Castresana, un jurista español que dirigió la Oficina Antidrogas de la ONU en Monterrey, México, y participó en el proceso contra el ex Presidente chileno Augusto Pinochet. “Estamos intentando sentar un precedente”, dijo Castresana. El comisionado también se reunió en Nueva York con miembros de 30 países donantes en la ONU para discutir el financiamiento de la comisión en los próximos dos años, lapso por el cual se acaba de prorrogar su mandato. En Guatemala, sólo se hace justicia en dos de cada 100 casos. Estas cifras llevaron al país a solicitar, a la Organización de Naciones Unidas (ONU), la creación de la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG). La comisión fue autorizada desde agosto de 2007, la dirige Carlos Castresana, quien esta semana visita Nueva York y Washington D.C. para divulgar ante diversas organizaciones de derechos humanos el trabajo que la comisión realiza: el de un rompehielos contra la corrupción. Tres de los casos más importantes que investiga la CICIG en Guatemala son: el de Rodrigo Rosenberg, un abogado asesinado en mayo, que acusó de asesinato al mandatario del país Álvaro Colom, mediante un vídeo; el del ex presidente Alfonso Portillo, acusado de corrupción, y el de Víctor Rivera, un ex asesor presidencial de seguridad asesinado en 2008, cuya investigación fue obstaculizada por funcionarios de la fiscalía, según sospecha la CICIG. El funcionario destacó que las instituciones guatemaltecas deben continuar la tarea. De lo contrario, según el comisionado, “aunque vamos abriendo camino, atrás de nosotros el hielo se vuelve a congelar y todo queda como estaba”. Dado el carácter transnacional del crimen organizado que opera en Guatemala, los logros de la CICIG en ese país podrían beneficiar a El Salvador, Honduras, México, y quizá a toda la región, sostuvo Castresana, un jurista español que dirigió la Oficina Antidrogas de la ONU en Monterrey, México, y participó en el proceso contra el ex Presidente chileno Augusto Pinochet. “Estamos intentando sentar un precedente”, dijo Castresana. El comisionado también se reunió en Nueva York con miembros de 30 países donantes en la ONU para discutir el financiamiento de la comisión en los próximos dos años, lapso por el cual se acaba de prorrogar su mandato. El Congreso en Guatemala todavía debe ratificarlo.

Descarga la aplicación

en google play en google play