Escúchenos en línea

Pobladores fronterizos afectados por crisis política

El Paraíso. AFP. | 27 de Julio de 2009 a las 00:00
Decenas de automovilistas hacían fila este lunes en la gasolinera Dippsa de la ciudad de El Paraíso, en el borde fronterizo de Honduras con Nicaragua, para abastecerse de combustible, que empieza a escasear ante la agitación social que vive la zona tras el intento del presidente Manuel Zelaya de regresar a su país. "Ya casi no nos queda combustible. Los camiones cisternas no pueden abastecernos porque la actividad comercial está casi paralizada", lamentó a la AFP la empleada de la gasolinera, Karina Suazo. Desde el jueves pasado, el depuesto presidente Zelaya intenta regresar por tierra a Honduras, después de ser derrocado por los militares el pasado 28 de junio, pero las fuerzas de seguridad han tendido un operativo para impedirle el ingreso. Miles de simpatizantes del mandatario se han movilizado a la zona fronteriza, la mayoría caminando por las montañas evadiendo los retenes de seguridad y un toque de queda impuesto por las autoridades de facto encabezadas por Roberto Micheletti. Los dos municipios más afectados son Danlí y El Paraíso, de unos 200.000 habitantes cada uno, que dependen de la caficultura, cultivos de granos básicos, ganadería, industria del tabaco y el comercio. Cientos de taxistas desfilaron este lunes por las calles de Danlí protestando por el toque de queda, aunque algunos de los bancos que habían cerrado el jueves comenzaron a reabrir operaciones. Ambos municipios quedan en el trayecto entre la capital y el paso aduanero de Las Manos, 120 km al este de Tegucigalpa, en cuyas proximidades Zelaya permanece ante una aglomeración de simpatizantes. "Aquí no podemos trabajar, no hay salida de vehículos, el combustible está terminándose", lamentó el gerente de la exportadora de Café de la ciudad de El Paraíso, Alberto Estrada. "Los manifestantes sí nos dejan pasar pero los policías y militares no. Nosotros tenemos que trabajar", se quejó Blanca Rivas en una llamada telefónica a la radioemisora capitalina HRN. "Nosotros estamos haciendo un llamado a la conciencia de las dos partes que resuelvan este conflicto que no ha venido a romper la tranquilidad en el municipio y a todo el país", afirmó a la AFP la alcaldesa de Danlí, Luz Oliva. "La Declaración de San José del presidente de Costa Rica, Oscar Arias, es la solución del conflicto. Ambas partes deben ceder", subrayó la alcaldesa. En un comunicado, la corporación municipal se quejó de que las autoridades y vecinos de Danlí "hemos venido realizando esfuerzos reflejados en un alto índice de crecimiento económico, mientras tanto pareciera que las partes en conflicto que dicen amar a Honduras más bien conspiran contra nuestro municipio". Pero, al igual que en el resto del país, las opiniones respecto al conflicto están divididas. "Nosotros estamos tratando de llevar a cabo nuestro trabajo de manera normal pero esta gente de Zelaya, que son revoltosos de oficio, nos están creando problemas", expresó el presidente de la Federación de Agricultores y Ganaderos de El Paraíso, Mario Lobo. Indicó que el domingo los miembros del sector privado se reunieron con las autoridades militares y policiales que se despliegan en la región en los operativos "y estamos en contacto con ellos para que nos dejen trabajar normalmente". "Ha venido gente de casi toda Honduras a apoyar a este señor pero nosotros apoyamos a Micheletti", reconoció el dirigente empresarial. Sin embargo, el vicepresidente del Consejo Hondureño de la Empresa Privada (Cohep), Alejandro Álvarez, reconoció en declaraciones a radios capitalinas que las pérdidas son millonarias por la inactividad productiva en la zona de conflicto.

Descarga la aplicación

en google play en google play