Escúchenos en línea

17 años después, los salvadoreños no olvidan a los jesuitas asesinados

Agencia AFP. Desde San Salvador | 3 de Noviembre de 2006 a las 00:00
Bajo el lema "Que el pueblo haga sentir su voz", la comunidad jesuita de la Universidad Centroamericana (UCA) inició el viernes en San Salvador los actos en recuerdo del 17 aniversario de la masacre de seis sacerdotes jesuitas y dos mujeres, cometidos por militares en 1989. La conmemoración del llamado "martirio" de los sacerdotes comenzó este viernes con la presentación del libro "Oferta, demanda e intermediación laboral: aportes para la integración de jóvenes al mercado de trabajo salvadoreño". "Iniciamos los actos conmemorativos con diferentes actividades, y este año tienen el lema 'Que el pueblo haga sentir su voz', que fue una frase acuñada por Ignacio Ellacuría", uno de los sacerdotes asesinados, declaró a la AFP el vicerrector de la UCA, Rodolfo Cardenal. Cardenal insistió en que "la idea que hay detrás (de ese concepto), es que el pueblo tiene que tomar la palabra para presentar sus demandas y sus exigencias y no permitir que otros hablen por él, eso es lo que encierra el lema". La comunidad jesuita lamentó que el tiempo pase y que los militares involucrados en el múltiple crimen de los sacerdotes y las mujeres "no pidan perdón". "Eso es una realidad para el país, las consecuencias están a la vista, hay impunidad para los que violaron los derechos humanos durante la guerra y sigue habiendo impunidad para todos los que cometen delitos en la actualidad", subrayó Cardenal. Para el vicerrector de la UCA, en la presente ola de violencia provocada por la delincuencia "la queja es porque hay impunidad para los que asesinan, pero siempre ha habido impunidad para los asesinatos, eso está a la vista. La impunidad para unos ha sido impunidad para todos". Los momentos más importantes del aniversario, según Cardenal estarán marcados por una vigilia programada para el 11 de noviembre. Para el 14 de noviembre se prevé una cátedra sobre la realidad nacional, que analizará la actual coyuntura que vive el país. Los actos culminarán con una misa en el campus de la UCA el 16 de noviembre. La madrugada del 16 de noviembre de 1989, cuando la capital salvadoreña estaba a oscuras por falta de electricidad, en el marco de la mayor ofensiva de la guerrilla izquierdista, efectivos del batallón Atlacatl asesinaron a los sacerdotes españoles-salvadoreños Ignacio Ellacuría (rector de la UCA) y al vicerrector Ignacio Martín Baró. También fueron asesinados los sacerdotes españoles Segundo Montes, Amando López y Juan Ramón Moren, y el cura salvadoreño Joaquín López, así como la empleada doméstica Elba Ramos y su hija Celina. Por el asesinato de los seis sacerdotes y las dos mujeres, fueron juzgados nueve militares encabezados por el director de la Escuela Militar de San Salvador, coronel Guillermo Alfredo Benavides. Como responsable de todos los crímenes, el coronel Benavides fue condenado a la pena máxima de 30 años de cárcel el 23 de enero de 1992, pero salió de la cárcel el 1 de abril de 1993, tras la proclamación por parte del Congreso de una Ley de Amnistía que perdonó las atrocidades cometidas durante la guerra civil. La UCA abrió en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) en Washington, un juicio contra el Estado salvadoreño por "denegación del derecho de justicia".

Descarga la aplicación

en google play en google play