Escúchenos en línea

Medios salvadoreños se suman a cruzada nacional contra la violencia

Por Cristina Hasbún, agencia ACAN–EFE. Desde San Salvador. | 12 de Noviembre de 2006 a las 00:00
Los medios de comunicación de El Salvador se han sumado a la "cruzada nacional" contra la violencia y delincuencia con el compromiso de informar "sin mostrar cadáveres ni escenas de sangre" y contribuir a la "cultura de paz". Un documento firmado esta semana por los directores de periódicos y noticieros de radio y televisión puntualiza otras diez normas para presentar las noticias sobre los homicidios que se producen en el más pequeño país, pero uno de los más violentos de América Latina. Al menos 6.459 personas fueron asesinadas en El Salvador entre enero de 2004 y diciembre de 2005 (8,8 diarios), según informes de la Policía Nacional Civil (PNC), mientras que este año el promedio diario se ha mantenido entre diez y doce. Los medios se comprometieron a "tratar con respeto la dignidad de las víctimas y sus familiares", a que la cobertura "no magnificará los crímenes violentos y evitará el morbo, el sensacionalismo y la espectacularización del accionar policial", y a "no hacer apología del delito". Las demás normas se refieren a respetar la presunción de inocencia de un sospechoso hasta que sea vencido en juicio -como dicta la ley-, a investigar y exigir datos confiables sobre delincuencia y a promover programas ejemplares de prevención y rehabilitación. Las autoridades atribuyen gran parte de los homicidios a las pandillas, que aseguran han pasado de ser grupos de jóvenes rebeldes a bandas de delincuentes vinculadas al crimen organizado. En julio de 2003 el ex presidente Francisco Flores lanzó el "Plan Mano Dura" contra las pandillas, por medio del cual la PNC efectuó hasta diciembre de ese año unas 18.000 detenciones, pero en las cárceles quedaba sólo una sexta parte debido a que distintos jueces consideraron insuficientes las pruebas de los delitos imputados. El presidente Elías Antonio Saca, quien asumió el 1 de junio de 2004, lanzó en agosto de ese año el "Plan Súper Mano Dura" contra las "maras" y en la actualidad hay unos 4.000 miembros en las cárceles. El total de presos es de unos 14.400, distribuidos en los 19 centros penales del país. Desde el inicio de los planes "antimaras" algunos noticieros de televisión han acompañado a la policía en operaciones de cateo y captura de pandilleros, donde los agentes aparecen dando patadas a las puertas de humildes viviendas y maniatando a jóvenes tatuados de la cabeza a los pies, entre otras imágenes. Además, han abundado imágenes de pandilleros enviado mensajes con su lenguaje manual y de cadáveres tirados en calles y veredas. Según organismos humanitarios, las acciones policiales no han dado los frutos esperados por las autoridades y lejos de ello las pandillas se han organizado mejor e incluso sus cabecillas dirigen acciones desde las cárceles. La nueva cruzada nacional contra la violencia y la delincuencia se ha generado, al menos en apariencia, a partir del 16 de octubre cuando el embajador de EEUU en el país, Douglas Barclay, urgió a todos los sectores sociales a poner fin a la violencia y delincuencia para no afectar las inversiones. Barclay hizo las declaraciones en un foro de la Fundación Salvadoreña para el Desarrollo Económico y Social (FUSADES), que esta semana presentó un estudio sobre la situación y propuso el desarme de la sociedad civil como uno de los primeros pasos para reducir la creciente ola de criminalidad. A FUSADES le siguió un pronunciamiento en el mismo sentido de la Cámara de Comercio de El Salvador y de otras asociaciones empresariales que han pedido también una nueva revisión de los códigos penal y procesal penal para endurecer las sanciones. Según la Fiscalía, un 80 por ciento de los homicidios se cometen con armas de fuego. Saca juramentó el 1 de noviembre a la Comisión Nacional de Seguridad Ciudadana y Paz Social, integrada por diversos sectores, para que proponga medidas para reducir y prevenir la violencia. La comisión, conformada por rectores universitarios, líderes políticos y empresariales, y representantes de iglesias, informó de que el próximo martes definirá las acciones inmediatas que podrían adoptarse. Además, elaborará un calendario para desarrollar las iniciativas y las estrategias que permitan definir una "Política Integral de Seguridad Ciudadana".

Descarga la aplicación

en google play en google play