Escúchenos en línea

La Policía localiza en Madrid a español que estafó al gobierno salvadoreño

Melchor Sáiz-Pardo (COLPISA). Desde Madrid. | 12 de Noviembre de 2006 a las 00:00
El empresario español Joaquín Alviz Victorio, el estafador más buscado del mundo por Interpol desde la pasada semana, ha sido localizado por el Grupo de Fugitivos de la Policía en Madrid. Sin embargo, Alviz, acusado por la Fiscalía salvadoreña de dos fraudes multimillonarios al Gobierno de aquel país centroamericano, podrá seguir en libertad a caballo entre sus casas de Madrid y Cáceres porque el tratado de extradición entre España y la República de El Salvador de marzo de 1997 no admite la entrega de nacionales de los respectivos países. Según explicaron fuentes de la investigación, Alviz, quien huyó de El Salvador ante la inminencia de su encarcelamiento, no ha sido detenido ante la imposibilidad de que sea extraditado ya que el artículo seis del tratado establece que ambos países "tendrán derecho a denegar la extradición de sus propios nacionales". Los funcionarios de la Policía se han limitado por tanto a responder a la sede central de Interpol en Lyon que han resuelto "la averiguación de paradero" de Alviz. Ahora, los agentes están a la espera de que la Fiscalía salvadoreña se ponga en contacto, a través de su embajada, con el Ministerio Público español para ver si cabe la posibilidad de juzgar al huido en España por delitos cometidos en el extranjero. Una posibilidad "remota", según reconocieron fuentes del caso, que ya adelantaron que, por el momento, las autoridades de San Salvador no han iniciado los trámites para conseguir su imputación fuera de sus fronteras. Lo que no podrá hacer Alviz es abandonar España con su verdadera identidad, ya que contra tiene pendiente una orden de busca y captura prioritaria -código rojo- que Interpol ha distribuido entre las policías de 171 países de todo el mundo. De ser detenido en otra nación que no sea España y que tenga tratado de extradición con El Salvador podría ser entregado de inmediato. La Fiscalía de San Salvador acusa a este cacereño de 50 años de haber sobornado a algunos de los más altos cargos del Gobierno para hacerse con dos concursos amañados por valor de más de 150 millones de dólares. El primero fue una operación ilegal para ganar la concesión en el país de las Revisiones Técnicas Vehiculares -la ITV española- por valor de 120 millones de dólares. El segundo es el pago de ‘mordidas’ (comisiones) a los ex responsables de la Administración Nacional de Acueductos y Alcantarillados (ANDA) por valor de tres millones de dólares para hacerse con la adjudicación de la planta de tratamiento de aguas ‘Río Lempa 2’". Un concurso de 33,7 millones de dólares. Las policías de varios países investigan muchos otros negocios turbios de Alviz por todo el mundo: extrañas empresas para rescatar galeones españoles hundidos del siglo XVI; compañías de ingeniería en Panamá, Colombia, República Dominicana, Ecuador y Kuala Lumpur; o plataformas flotantes de pesca en Indonesia. Esta misma semana, la Cámara de Diputados de la República Dominicana declaró a Joaquín Alviz persona non grata "por sus pretensiones de ejecutar un contrato lesivo para los intereses del país" con el objetivo de ganar un nuevo concurso de "revisión técnica vehicular". La resolución del Parlamento dominicano, que sostiene que Alviz ha sido "sometido a la acción de la justicia por actividades cuestionables en la negociación de contratos", también crea una comisión especial para investigar varios contratos del empresario español con la administración dominicana.

Descarga la aplicación

en google play en google play