Escúchenos en línea

Piden se investigue a fondo muertes por fármacos en Panamá

Juan Zamorano, agencia AP. Desde ciudad Panamá. | 16 de Noviembre de 2006 a las 00:00
Reunidos en una iglesia, los familiares de las víctimas de jarabes contaminados exigieron el jueves que se investigue a los "grandes" o "monos gordos" de una de las peores tragedias en la salud pública del país, y advirtieron que lucharán para que esta crisis no quede en el olvido. "Deben investigarse los 'monos gordos' que están detrás de esto", dijo a la AP Iris Rodríguez, quien tomó el jarabe sin azúcar adulterado con una sustancia tóxica y que asegura sintió "la muerte encima". La reacción tiene lugar un día después de que el fiscal del caso, Dimas Guevara, anunciara la detención de cuatro funcionarios del clausurado laboratorio de la Caja de Seguro Social (CSS), que elaboró el lote de medicamentos que fue contaminado con el químico industrial dietileneglycol y que ha matado al menos 43 personas. Los detenidos son la directora del laboratorio, el jefe de producción y control de calidad y dos farmacéuticos. Estos se suman a dos personas detenidas desde hace semanas y a los que se les liga a una sociedad anónima que compró a una compañía española la materia prima para producir esas medicinas y que resultó adulterada. A los seis se les acusa de atentar contra la seguridad colectiva y la salud pública. "Nosotros no descartamos que otros funcionarios de mayor cargo dentro de esta entidad (CSS) sean indagados", advirtió Guevara. Los familiares de los fallecidos, así como personas que ingirieron los medicamentos con toxinas, coincidieron en señalar que está bien que se siga investigando y se hagan las detenciones, pero al mismo tiempo expresaron sus dudas y exigieron que se vaya al fondo del asunto. "No he visto nada", respondió a la AP Mitzila Donado, al preguntársele sobre cómo veía las investigaciones. El padre de Mitzila, Jaime, de 68, murió al consumir el jarabe sin azúcar para la tos que resultó contaminado. "A las autoridades (aludiendo al ministro de Salud Camilo Alleyne y el director de la CSS René Luciani) no las han separado. Uno no puede ser juez y parte". "Están escondiendo muchas cosas", dijo Victorina Aguilar, que perdió a su madre María Sotera González, de 86. "¿Qué pasó con las grandes que hicieron la transacción? Los cuatro detenidos a lo mejor no ganaron los miles de dólares...". Aguilar dijo que ya puso su denuncia porque "a mi mamá me la mataron. Me la envenenaron. Estoy muy decepcionada del seguro social; muy triste, hasta los medicamentos les tengo miedo". Alrededor de medio centenar de familiares de las víctimas y gente que sobrevivió a los fármacos dañados se reunieron en la parroquia de Guadalupe en esta capital con el ex defensor del Pueblo Juan Tejada, a quien el presidente Martín Torrijos designó para que dirija el proceso de indemnización a los afectados.

Descarga la aplicación

en google play en google play