Escúchenos en línea

Congreso hondureño debe tomar en cuenta comunidad internacional

Tegucigalpa. Acan-efe. | 31 de Octubre de 2009 a las 00:00
El Congreso hondureño, que debe decidir si Manuel Zelaya es restituido en la presidencia, "deberá tomar en cuenta el sentimiento de la comunidad internacional" como una de las principales consideraciones para su dictamen, dijo este sábado a Acan-Efe el enviado de la OEA al país centroamericano, Víctor Rico. "El Congreso de Honduras deberá poner en la mesa, primero, la legislación hondureña, deberá tomar en cuenta la salida que puede ser más provechosa para consolidar la paz y la reconciliación entre los hondureños, y deberá tomar en cuenta el sentimiento de la comunidad internacional", afirmó Rico, enviado de la Organización de Estados Americanos (OEA). El desacuerdo sobre qué órgano o órganos del Estado debían decidir sobre la restauración de Zelaya, derrocado por un golpe de Estado el pasado 28 de junio, habían bloqueado el diálogo en Honduras, pero fue resuelto esta semana en favor del Legislativo tras una visita de una misión del Gobierno estadounidense. El Acuerdo de Tegucigalpa-San José, firmado ayer en la capital hondureña por representantes de Zelaya y del presidente de facto, Roberto Micheletti, establece que será el Parlamento quien resuelva la cuestión "en consulta" con instancias como la Corte Suprema, que era la institución que prefería el Gobierno golpista. Aunque ese documento no establece ningún plazo para la adopción de una resolución del Congreso, Rico espera que para el próximo jueves, fecha límite para que entre en funciones un "Gobierno de Unidad y Reconciliación Nacional", ya esté tomada la decisión. "Yo esperaría que para entonces el Congreso haya tomado una decisión", declaró poco antes regresar de Tegucigalpa a Washington. "La decisión que tomó el 28 de junio (la destitución de Zelaya) la tomó en pocas horas", indicó el secretario de Asuntos Políticos de la Organización de Estados Americanos (OEA), quien aclaró que "no quiere decir que el 5 (de noviembre) es un plazo". Rico calificó el Acuerdo de Tegucigalpa-San José, fruto de unas negociaciones iniciadas el 7 de octubre con el acompañamiento de la OEA, como una "hoja de ruta para llegar al final de la crisis". Este pacto, indicó, "ciertamente no es el final" de la crisis porque, "desde el punto de vista de gran parte de la comunidad internacional, el final de la crisis será cuando se restituya al presidente Zelaya". Respecto a la posibilidad de que el Legislativo hondureño vote en contra del regreso de Zelaya al poder, Rico sostuvo tener "mucha esperanza en la sabiduría de los congresistas hondureños" en que "va a estar a la altura de este momento histórico en el que le toca intervenir". Sin embargo, subrayó que el convenio suscrito "es muy claro en reconocer las facultades y la independencia que tiene el Congreso de Honduras para tomar una decisión". Por otro lado, reconoció que el Acuerdo Tegucigalpa-San José "dice" que el presidente debería aceptar la resolución del Parlamento aunque le sea contraria, pero no quiso pronunciarse sobre la reacción de la OEA en caso de que esto ocurra. "En el momento en que el Congreso tome una decisión, seguramente el Consejo Permanente de la OEA evaluará la decisión y eventualmente convocará una Asamblea General que tome una decisión", explicó. Por otra parte, el representante del organismo regional consideró "muy importante" el papel que éste ha jugado en la crisis hondureña, lo cual le va a "ayudar a que se fortalezca cada vez más". Aunque reconoció que la visita en esta semana de la misión estadounidense, encabezada por el subsecretario de Estado para el Hemisferio Occidental, Thomas Shannon, "ha ayudado, sin duda", "no sería del todo equilibrado adjudicarle todo el crédito" por el desbloqueo del acuerdo. Con Shannon, cuyo "aporte fue su capacidad de persuasión (...), hemos trabajado en equipo de forma muy positiva", relató Rico, para quien esto "es una demostración de cómo una organización multilateral, con la participación activa y directa de un Estado miembro, en este caso Estados Unidos, pueden resolverse las cosas". Esta colaboración "es una constatación concreta de que más allá del discurso la Administración del presidente (Barack) Obama quiere trabajar conjuntamente con los países de la región y no plantear soluciones unilaterales", agregó.

Descarga la aplicación

en google play en google play