Escúchenos en línea

Iglesia de Guatemala pide solucionar prolongado conflicto en salud

Agencia AFP. Desde ciudad Guatemala. | 20 de Noviembre de 2006 a las 00:00
El suicidio de una mujer que padecía depresión post parto y dejó de recibir medicamentos motivó este lunes a la Iglesia Católica y la Procuraduría de Derechos Humanos (PDH) a exigir una pronta solución a un prolongado conflicto en los hospitales públicos de Guatemala. "Me dolió mucho lo sucedido y esto debe hacer pensar a las personas que tienen la obligación de entregar este tipo de medicamentos y tratamientos", sostuvo el cardenal Rodolfo Quezada a periodistas locales. El miércoles pasado, Carmen Margarita Flores Samayoa se lanzó al vacío junto a su hija de dos años en un puente ubicado en la periferia oeste de la ciudad, luego de no recibir medicamentos desde hace algunos meses para la psicosis que padecía desde hace ocho años. El hecho, que conmocionó al país la semana pasada, fue consecuencia según familares de la suicida de la crisis hospitalaria que vive el país y que desde hace 166 días tiene paralizadas las consultas externas de los hospitales nacionales, aunque las autoridades aseguran que el Hosptial de Salud Mental no se sumó al paro. Un día después del hecho, Rogelio Quintana, esposo de la víctima, sostuvo que él mismo la encaminó a la parada del autobús una hora antes de la tragedia, pues supuestamente se dirigía al hospital San Juan de Dios para tratar de conseguir el medicamento necesario para su dolencia. "Se vistió de blanco e hizo lo mismo con la nena, pero no imaginé que eso sucedería, pues se despidió de lo más tranquila posible", afirmó Quintana a la prensa. Además de la Iglesia, el titular de la PDH, Sergio Morales, así como el mediador, el prominente médico guatemalteco Rafael Espada, abogaron por un pronto restablecimiento de los servicios de consulta en los hospitales. "Nunca dijimos que el Sistema de Salud fuera a estar perfecto en unos meses; eso va a tomar años, pero ahora ya se puede regresar a atender las consultar externas", destacó Espada, quien trabaja para el Hospital Metodista de Houston, Texas, sur de Estados Unidos. No obstante las circunstancias y los hechos acaecidos en torno a la huelga, los médicos residentes -que protagonizan el paro de las consultas externas- se niegan a restablecer el servicio aduciendo que las condiciones para ello aún no están dadas. Los galenos insisten en que aún no cuentan con el material y equipo médico quirúrgico que necesitan para prestar el servicio, al tiempo que aún exigen la renuncia o destitución del director del Hospital San Juan de Dios, Ludwin Ovalle, demanda que no ha sido atendida por las autoridades. Además, los médicos también solicitan un incremento de 131,5 millones de dólares al presupuesto del Ministerio de Salud, para que dicha cartera pueda suministrar lo necesario para la atención de los guatemaltecos que utilizan la red hospitalaria nacional, que en su mayoría viven en condiciones de pobreza extrema.

Descarga la aplicación

en google play en google play