Escúchenos en línea

Tragedia en El Salvador tendrá un efecto económico limitado

San Salvador. Acan-efe. | 26 de Noviembre de 2009 a las 00:00
La comisión internacional que evalúa los daños que causaron las lluvias del 7 y 8 de noviembre en El Salvador prevé que el impacto económico de esta tragedia, que dejó 198 muertos, será "limitado". Así lo informó este jueves en una rueda de prensa el consejero regional de la Comisión Económica para América Latina (CEPAL), Ricardo Zapata, al advertir que, no obstante, la emergencia afectó de forma "dramática" a poblaciones altamente vulnerables. "Yo adelantaría que por las características del evento, que en cierta forma fue concentrado aunque muy dramático en determinadas poblaciones y en determinados municipios, el efecto global sobre la economía va a ser muy limitado", expresó Zapata. Auguró que esta tragedia "no va a tener ningún efecto" en el Producto Interno Bruto (PIB) para este año en El Salvador, que según el Gobierno caerá alrededor del 2 por ciento debido a la crisis económica internacional. Según Zapata, quien coordina la comisión evaluadora de daños, las inversiones en la reconstrucción pueden compensar los efectos de este desastre humanitario en el PIB salvadoreño. "El efecto negativo de pérdida en la producción asociado al sector agrícola fundamentalmente o actividades de comercio pequeño podría verse compensado por un crecimiento en la reconstrucción si se hacen esas inversiones", insistió Zapata. En este sentido, el secretario técnico de la presidencia salvadoreña, Alexander Segovia, reveló en la misma conferencia que para 2010 el Gobierno prevé que el PIB crezca entre el 0,5 y el 1 por ciento, aunque este dato no contempla "los recursos adicionales de reconstrucción". Afirmó que la proyección será revisada en el primer semestre del próximo año y no descartó que la "reactivación económica puede ser mayor" debido a la fuente de trabajo que supondrán las labores de reconstrucción de infraestructura. La comisión, a parte de expertos de la CEPAL, está integrada por representantes del Banco Mundial (BM), la Organización Internacional del Trabajo (OIT), la Organización Panamericana de la Salud (OPS), el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID). Zapata afirmó que para El Salvador este desastre representa "además de un reto, una oportunidad de hacer un cambio importante con más énfasis en lo que se refiere a la planificación y uso del territorio". Según las autoridades de Protección Civil, durante la emergencia fallecieron 198 personas, 77 están desaparecidos y 4.821 personas se mantienen el albergues. Las torrenciales lluvias, que causaron inundaciones, desbordamientos de ríos y aludes, destruyeron 638 casas, dañaron parcialmente 462 y dejaron otras 1.250 en condición de riesgo para seguir habitando. El Salvador ha pedido a la comunidad internacional, por medio de las Naciones Unidas, 13,1 millones de dólares para atender a los afectados durante los próximos seis meses.

Descarga la aplicación

en google play en google play