Escúchenos en línea

Hondureños en zafra de azúcar en El Salvador

Agencia AP. Desde Sacacoyo, El Salvador. | 22 de Noviembre de 2006 a las 00:00
Trabajadores agrícolas hondureños llegaron a El Salvador en busca del "sueño americano" para trabajar en la recolección de la cosecha de azúcar y llevarse dólares a su país. "Me vine porque aquí pagan mejor que en mi país, yo no me puedo ir para Estados Unidos y de aquí me voy a llevar muchos dólares", dijo a la AP Víctor Manuel Pérez, un trabajador hondureño de 23 años, cuando estaba por concluir su jornada laboral en la hacienda San Clemente en Sacacoyo, a unos 35 kilómetros al oeste de la capital. La compañía azucarera Salvadoreña (Cassa) fue hasta Honduras a contratar mano de obra y "la respuesta fue buena, aquí están 216 trabajadores", informó Víctor Garay, que sirve de enlace entre la trabajadores y la Central Izalco, uno de los más grandes ingenios azucareros del país. "Nos dan comida y donde dormir... los dólares nos quedan libres y cuando los cambie en mi país se hacen bastante lempiras", expresó José Rubén Maradiaga, de 25 años, originario del departamento de Choluteca, fronterizo con El Salvador. La economía salvadoreña está dolarizada desde 2001. Francisco Varela, un hondureño que 36 años que es responsable de los trabajadores, dijo a la AP que los hondureños llegan a trabajar a El Salvador "por los buenos precios y los dólares que los entusiasman". "Lo que allá se gana en tres días, acá en El Salvador se gana en medio día, porque nos pagan en dólares, por eso todos quieren venir a trabajar, por lo mejores salarios", manifestó Varela quien aseguró que más de 700 hombres le habían pedido viajar a la zafra de El Salvador. Explicó que a los trabajadores se les está pagando 1,47 dólares por tonelada, y arriba de la quinta tonelada se les paga 1,74 dólares, además "reciben comida, alojamiento, beneficios médicos, transporte, y los dólares les quedan libres". En un buen día, algunos logran cortar hasta ocho toneladas, lo que equivale a 12,57 dólares, más de 213 lempiras al día. "De aquí al 30 de diciembre, cuando regresemos de vacaciones, se van a llevar entre 700 y 800 dólares, algunos van a llevarse como 16.000 lempiras", aseguró. "Yo espero llevarme más de 1.000 dólares, llevarle regalos a mi mujer y a mis cinco hijos, por eso trabajo duro", dijo José Santos Soriano, de 32 años, al terminar su jornada en la que asegura cortó más de ocho toneladas de caña de azúcar. Los representantes de la empresa azucarera explicaron que en la zafra anterior los trabajadores se quejaron por las tortillas y "se trajeron dos cocineras para que hagan las tortillas hondureñas". "El problemas de las tortillas e El Salvador es que son pequeñas y gorditas y a nosotros nos gustan mas delgaditas y grandes", explicó a la AP Esmeralda Zepeda, una de las dos mujeres que llegaron con los braceros hondureños. Zepeda, de 34 años y madre de seis niños, dijo que "todos los días hacemos 3.300 tortillas para que coman los hombres, pero estamos contentas, porque en nuestro país se gana poco y aquí nos ofrecieron un mejor sueldo". En la unidad de Migración y Extranjería del ministerio de Gobernación, se informó que más de 600 trabajadores hondureños ingresaron al país para trabajar en labores de corta de caña y deberán regresar a Honduras luego que finalice el período de zafra.

Descarga la aplicación

en google play en google play