Escúchenos en línea

La violencia, el «alud» que arrastra a El Salvador

Agencia AFP. Desde San Salvador. | 29 de Noviembre de 2006 a las 00:00
La violencia, la principal preocupación de los salvadoreños, "es un alud" que arrastra a este país centroamericano por una ruta "incierta", estimaron este miércoles organismos humanitarios. "Cerramos el año con una preocupante ola de violencia, la cual ya es un alud que arrastra a todos por un camino incierto, todo por la falta de medidas atinadas", declaró a la AFP la directora de la oficina de Tutela Legal del Arzobispado, María Julia Hernández. Una encuesta de la Universidad Centroamericana (UCA) reveló el martes que el principal problema que afrontó el país durante el año que finaliza fue la violencia generada por la delincuencia y las pandillas conocidas localmente como "maras". "La delincuencia sigue marcando para el país un panorama sombrío, sin perspectivas de que se pueda atenuar en el corto plazo y las estadísticas de homicidios son cada vez más alarmantes", declaró a la AFP Nelson Flores, de la Fundación Salvadoreña de Estudios para la Aplicación del Derecho (FESPAD). Para Flores, quedó en evidencia que las políticas represivas del gobierno "son un fracaso" por cuanto tiene llena las cárceles y el problema no disminuye. Tanto Flores como Hernández, lamentaron que el gobierno descartara en 2004 una propuesta que elaboraron los organismos humanitarios convocados por el ministerio de Gobernación para salir al paso de la violencia que a diario deja un promedio de entre 10 y 12 homicidios. Según estadísticas oficiales, en El Salvador hubo entre enero y octubre 3.076 homicidios, superando los 3.043 del mismo período de 2005. "El final de la violencia no se ve claro, el problema es que los muertos los sigue cargando la población más pobre que no tiene posibilidades de contratar servicios privados de seguridad", enfatizó Flores. Para la directora de Tutela Legal, el gobierno ha comenzado a reaccionar sobre el tema de la violencia, en virtud de que los grandes empresarios han consignado en diferentes pronunciamientos el alto costo que les representa pagar la seguridad privada. Diferentes sectores del país albergan la esperanza de que la recién creada Comisión Nacional de Seguridad Ciudadana, integrada por rectores de universidades y dirigentes de los partidos políticos, pueda diseñar una estrategia de consenso que privilegie la prevención en lugar de la represión. Una de las primeras recomendaciones de la Comisión de Seguridad, juramentada por el presidente Saca, fue pedir a la Asamblea Legislativa (Congreso) modificar el artículo 62 de la Ley de Armas de Fuego, para hacer extensiva la prohibición de porte de armas de fuego a parques, plazas y gasolineras. El Salvador, con escasos 20.742 km2 cuadrados y 6,9 millones de habitantes, anualmente destina unos 1.717 millones de dólares (11,5% del PIB) a enfrentar la violencia en distintas áreas.

Descarga la aplicación

en google play en google play