Escúchenos en línea

Plantean recurrir a «democracia de la calle» en Costa Rica

San José. Notimex. | 13 de Enero de 2010 a las 00:00
Costa Rica debe apelar a la democracia de la calle, consistente en la movilización cívica, para enfrentar la desigualdad socioeconómica, planteó este miércoles el dirigente sindical costarricense Albino Vargas. Esta nación centroamericana necesita renovar su institucionalidad republicana a modo de restablecer el bien común como base de las políticas públicas, y esa movilización es un legítimo mecanismo democrático de expresión popular, agregó Vargas. "Costa Rica ocupa (necesita) un nuevo salto democrático y una nueva institucionalidad republicana que restaure la lógica del bien común como eje fundamental de toda política pública", apuntó Vargas en un artículo publicado en el Diario Extra. Esto, "para por ejemplo, cambiar la perversa situación de verdadero crimen social que significa la circunstancia dolorosa de que a una de cada tres personas asalariadas, ni siquiera se les pague el actual salario mínimo de ley, ya de por sí completamente miserable", indicó. "Ese es tan sólo uno de los cambios más profundos que hay que realizar en nuestro país", aseguró el secretario general de la Asociación Nacional de Empleados Públicos (Anep), una de las mayores organizaciones de trabajadores de Costa Rica. Ello requiere "del derrocamiento, del derribamiento, de la sustitución de la actual hegemonía política que está basada en una lógica de lucro", explicó Vargas, en el artículo titulado "Elecciones 2010: en la calle está el verdadero poder". Se necesita, además "la generación de un poder cívico militante que deberá construirse con diversas tácticas, aportes multisectoriales, pensamiento sociopolítico autóctono", aseguró. Además, "una renovada articulación estratégica, dentro de la cual la circunstancia de que haya diputados y diputadas jugando ese rol en el próximo Parlamento, ha de ser vital", agregó el sindicalista. "La presente campaña electoral (.) muestra que las dos candidaturas presidenciales más `notables¿, son aquellas sostenidas en el gran capital", el que "estima tener asegurado el control del próximo Poder Ejecutivo y también del Legislativo", señaló. Vargas aludió así a las candidaturas de Laura Chinchilla, postulada por el gobernante y socialdemócrata Partido Liberación Nacional (PLN) -favorita en las encuestas de intención de voto- y Otto Guevara, por el derechista Movimiento Libertario (ML) -segundo en los sondeos-. "Mantener una estructura tributaria altamente injusta y fuertemente regresiva, es consolidar la desenfrenada lógica del lucro que anima a las principales opciones electorales del gran capital: la de doña Laura y la de don Otto", acotó. "La Democracia de la Calle es un mecanismo democrático de alta legitimidad que sirve para la genuina expresión popular, cuando se trata de indicar a los gobernantes lo errático de sus decisiones, en tanto éstas van en contra del bien común", expresó Vargas. Algo más de 2.7 millones de votantes podrán sufragar el 7 de febrero en los dos mil 18 distritos electorales en que se divide el país, para elegir presidente y dos vicepresidentes, los 57 integrantes del Congreso y los 495 miembros de los 81 concejos municipales.

Descarga la aplicación

en google play en google play