Escúchenos en línea

Municipio guatemalteco es hoy distinto sin analfabetos

Ciudad Guatemala. PL. | 19 de Enero de 2010 a las 00:00
San Cristóbal Acasaguastlán amanece este martes distinto, iluminado por la luz llegada de Cuba para erradicar el analfabetismo. Solo una ínfima parte de los habitantes de ese municipio guatemalteco -los imposibles- quedan sin aprender a leer y a escribir, una cifra (2,48 por ciento de algo más de 26 mil) aceptada por la UNESCO para otorgar esa categoría. La víspera fue certificada dicha condición, en un acto más que protocolar festivo, que el presidente Alvaro Colom aseguró es de todo el país, porque terminar con ese flagelo es romper una de tantas cadenas que lo atan. Y de esa luz afirmó su origen proviene "de una estrella, la estrella de la bandera cubana", en un gesto fruto "del sacrificio de la gran Revolución cubana". La Alcaldía municipal preparó una celebración modesta pero sentida, en la cual los graduados lucieron radiantes, orgullosos de haber dado un paso que los incorpora a la completa dignidad del ser humano. El embajador de la Isla, Omar Morales, señaló a Prensa Latina que un detalle al parecer insignificante se convierte en la realización plena de esos guatemaltecos, porque ya no firmarán con una huella digital, sino con sus propios nombres. Así lo demostraron varios de ellos cuando no solo nombres, sino frases completas escribieron en simples hojas de papel y en una pizarra para que todos los reunidos frente a la centenaria iglesia de la localidad comprobaran sus progresos. En palabras también, como una anciana de 75 años cuando aseveró que a su edad "cuesta aprender, pero yo seguiré aprendiendo", o el hombre de 27 en sus elogios hacia la asesora cubana del programa que los motivó para emprender el camino. La profesora Dora Luisa López, del extremo oriental de la Isla, Guantánamo, fue tan ovacionada como una diosa, llamada "la cubana de San Cristóbal Acasaguastlán", quien a su vez elogió la constancia de los alumnos "como manera de lograr grandes éxitos". Una treintena como ella labora en Guatemala y tiene una meta ambiciosa para este año, elevar esos más de 10 mil 600 alfabetizados ya hasta una cifra superior a los 100 mil. Ayer los habitantes de ese municipio del centroriental departamento de El Progreso -nombre significativo por demás- vivieron momentos descritos como inolvidables. Y vendrán otros más, porque otros territorios de ese tipo se alistan para seguir sus pasos más temprano que tarde.

Descarga la aplicación

en google play en google play