Escúchenos en línea

Mel se va como ciudadano común, vuelve con reconciliación

Tegucigalpa. Agencias. | 23 de Enero de 2010 a las 00:00
El presidente Manuel Zelaya dijo este sábado que en cuatro días saldrá como un ciudadano común desde la embajada de Brasil para viajar a la República Dominicana, y señaló que regresará a Honduras para enfrentar la justicia cuando haya “jueces probos”. Zelaya ganó los comicios de noviembre del 2005 y dos meses después asumió para una gestión de cuatro años, pero los militares lo derrocaron el 28 de junio del 2009 y lo enviaron al exilio. Retornó subrepticiamente a Tegucigalpa el 21 de setiembre y permanece en la embajada brasileña. “El 27 de enero saldré como un ciudadano común mediante el acuerdo firmado el miércoles por (el presidente electo hondureño Porfirio) Lobo y (el mandatario dominicano Leonel) Fernández, luego de cumplir mi mandato presidencial”, expresó Zelaya a Radio Globo. Según Zelaya, el acuerdo que suscribieron Lobo y Fernández permitirá que el miércoles vengan algunos presidentes de Centroamérica, que no identificó, a la toma del próximo gobernante de Honduras, cuyas elecciones de noviembre que le dieron el triunfo no fueron reconocidas por la mayoría de la comunidad internacional. Esos presidentes centroamericanos "han ofrecido tener un trato especial conmigo, (van a) hablar conmigo ese día y buscar algunas alternativas que le permita a este país volver a restablecer el respeto a los derechos humanos", afirmó Zelaya. Agregó que podrá regresar a Honduras "cuando haya un proceso de reconciliación" y que no se ha presentado a los tribunales de justicia de su país, desde su regreso el 21 de septiembre pasado, "porque ellos (los jueces) son mis adversarios". "Esos no son jueces, son mis adversarios, cómo me voy a presentar yo frente a mis verdugos, a un juicio simplemente estoy condenado desde que me presente, no me ve voy a presentar absolutamente a nada", recalcó Zelaya, quien fue derrocado por los militares el 28 de junio de 2009. Según Zelaya, presentarse a la justicia por una veintena de delitos que le imputa el Ministerio Público, de los que dice que son falsos, sería "crear otra crisis, crear otro conflicto", después de su destitución del poder. Dijo además que "mientras no haya jueces independientes, que no respondan a intereses económicos ni a intereses políticos, nunca vamos a hacer que el estado de derecho tenga preeminencia sobre los intereses particulares de la sociedad". Señaló que “por defender mis derechos duermo desde hace cuatro meses en un colchón en el piso y en una pequeña habitación de la embajada brasileña. Y volveré cuando haya calma en el país y existan jueces probos e independientes”. Sin embargo para el fiscal general Luis Rubí, el salvoconducto otorgado para que abandone el país no librará a Zelaya de las responsabilidades penales por las acusaciones de traición a la patria, abuso de autoridad, atentar contra la forma democrática de gobierno y usurpar funciones públicas. “Preparamos más acusaciones contra él, ahora por corrupción”, dijo el funcionario en rueda de prensa el viernes. “Aparentemente Zelaya despilfarró 1,5 millón de dólares... y ese es sólo un caso que investigamos”. El gobierno de facto ha denunciado que dos días antes del golpe el mandatario destituido ordenó sacar del Banco Central más de tres millones de dólares en efectivo en bolsas de basura y carretillas, cuyas imágenes ha transmitido repetidamente por la televisión local. Según Lobo, el presidente Fernández, de República Dominicana, asistirá a los actos de traspaso de poder en el estadio Nacional de Tegucigalpa, irá a la embajada brasileña a sacar a Zelaya y con él partirá al aeropuerto internacional Toncontín a abordar su avión rumbo a Santo Domingo. El mandatario irá al aeropuerto escoltado por diplomáticos y activistas pro derechos humanos no gubernamentales. “Así lo haremos para evitar problemas de seguridad”, dijo este sábado el presidente del Comité de Derechos Humanos, Andrés Pavón. “Esperamos que los militares y policías, que rodean a Zelaya, sean retirados esa fecha de la sede diplomática de Brasil”. "Yo soy un hombre pacífico, yo voy a salir para Dominicana el miércoles, después de haber cumplido el mandato (de cuatro años), de haber dado un ejemplo, de dejarle una herencia limpia a mis hijos a las nuevas generaciones", indicó Zelaya. Sobre el retiro el pasado jueves de la Casa Presidencial del gobernante hondureño de facto, Roberto Micheletti, sin renunciar al poder, Zelaya dijo que "salió avergonzado por la presión de los Estados Unidos". Recordó que Micheletti había dicho antes de que se iba a quedar en la Casa Presidencial hasta el 27 de enero, pero que los Estados Unidos lo sacaron, aunque el gobernante de facto advirtió que si fuese necesario, volvería a la sede del Ejecutivo.

Descarga la aplicación

en google play en google play