Escúchenos en línea

Honduras intenta volver a la normalidad pese a crisis económica

Tegucigalpa. Agencias. | 29 de Enero de 2010 a las 00:00
Honduras intenta volver a la normalidad y recomponer sus relaciones internacionales, sobre todo con Estados Unidos, por su alta dependencia de la asistencia financiera externa ante la severa crisis económica que afronta, tras siete meses de profunda crisis política. El presidente Porfirio Lobo dio por reanudadas hoy las relaciones con Estados Unidos, el principal socio comercial de Honduras. "Hoy con la visita del señor embajador, estoy normalizando prácticamente lo que es la ya relación con Estados Unidos", declaró Lobo en una rueda de prensa en Casa de Gobierno, junto con el representante diplomático estadounidense Hugo Llorens. Llorens, uno de los escasos embajadores que ha permanecido en Tegucigalpa a lo largo de estos siete meses tras el golpe de Estado del 28 de junio contra el presidente constitucional Manuel Zelaya, manifestó que Honduras ya puede nombrar embajador en Estados Unidos, que cortó su ayuda al país centroamericano después del golpe de Estado y aún no anunció si la restablecerá. El anterior embajador, Carlos Sosa Coello, nombrado por Zelaya, rechazó al gobierno de Roberto Micheletti que asumió tras el golpe. En Washington, el responsable de la diplomacia estadounidense para América Latina, Arturo Valenzuela, manifestó su confianza en que tras la asunción de Lobo se alcance un "rápido consenso" entre los países de la región para que Honduras retorne a la OEA, de la que fue expulsada el 4 de julio. También el secretario general del Sistema de la Integración Centroamericana, SICA, Juan Diego Alemán, propuso ayer a los organismos multilaterales, organizaciones y países cooperantes que se convoque una "conferencia internacional para la reconstrucción y reconciliación" de Honduras. La reinserción de Honduras en la comunidad internacional "ha avanzado", señaló el nuevo canciller Mario Canahuati. "Se pudo ver con la participación importante de países de América Latina, Centroamérica, Estados Unidos, Canadá" en la toma de posesión de Lobo el pasado miércoles, consideró, pese a que sólo estuvieron presentes tres presidentes, Panamá, Taiwán y República Dominicana, y delegaciones de 19 países. "Particularmente, la Unión Europea ha dado el visto bueno para poder restablecer las relaciones con Honduras", subrayó Canahuati. El gobierno de Lobo depende de la reinserción de Honduras en la comunidad internacional para que se pueda reanudar la ayuda financiera con uno de los países más pobres del continente, que ha visto agravarse su situación en estos siete meses de crisis política. Lobo recibió el gobierno con 500 millones de dólares en las arcas pero con deudas de casi cuatro veces esa cantidad, una deuda externa de 3.200 millones de dólares y una deuda interna de 1.300 millones de dólares. "Tenemos que llegar al reconocimiento de parte de los organismos internacionales para que nos hagan los desembolsos y salir adelante", declaró el ministro de Finanzas, William Chong Wong. "Hay una gran cantidad de recursos detenidos por los organismos internacionales por lo que el gobierno ya empezó algunas gestiones para lograr el reconocimiento de estos organismos y lograr avanzar con el FMI para llegar a un acuerdo 'fast track' o 'stand by'", añadió. Según el ministro, de lograr un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional, FMI, Honduras podrá acceder a 97,1 millones de dólares del Banco Interamericano de Desarrollo, BID, y 90 millones de Banco Mundial.

Descarga la aplicación

en google play en google play