Escúchenos en línea

Otra asamblea sindical define concesión portuaria costarricense

San José. nacion.com | 20 de Febrero de 2010 a las 00:00
El sindicato de Japdeva llamará a una asamblea el próximo 26 de febrero, para que los trabajadores decidan en una votación si están a favor o en contra de concesionar los muelles de Limón y Moín. La asamblea laboral se logró después de una conciliación entre el Ministerio de Trabajo y el Sindicato de la Junta de Administración Portuaria y de Desarrollo Económico de la Vertiente Atlántica (Japdeva). Dicha conciliación se firmó ayer en la mañana en el Juzgado de Menor Cuantía de Limón. De esta manera se resuelve una acusación planteada por el Ministerio de Trabajo en contra del sindicato por “prácticas sindicales desleales”. El despacho de Trabajo había denunciado al sindicato porque no cumplió con los estatutos internos, que lo obligan a convocar a una asamblea extraordinaria cuando así lo solicitara el 25% de los empleados de Japdeva. Aunque ese requisito se cumplió en dos ocasiones, Ronaldo Blear, secretario sindical, rechazó la posibilidad de llamar a una asamblea para discutir específicamente la concesión. Ahora, tras la conciliación, las partes acordaron que la asamblea se llevará a cabo el 26 de febrero y, si no hay quorum, se reprogramará para el 5 de marzo. El primer punto de la asamblea será la exposición de la nueva propuesta de indemnización de $137 millones para que los 1.300 empleados de Japdeva acepten la concesión de los puertos. Luego los presentes decidirán si el tema se discute en una votación pública o secreta y ese mismo día se votará. “De cumplirse lo anterior en la forma estipulada, se archivará el proceso, independientemente del tipo de votación elegida, en caso contrario se continuará con el proceso”, reza el acta de conciliación. Los acuerdos los firmaron Ronaldo Blear, en nombre del sindicato, y Érick Briones, abogado del Ministerio de Trabajo, entre otros. A la salida del Juzgado, José Luis Castillo, secretario de finanzas del sindicato no ocultó su molestia con el resultado del proceso. “Se comprobó que esto es un show, lejos de las ilegalidades y absurdos que tenía el proceso, había un punto de fondo y era una supuesta petición de asamblea de trabajadores, misma, que el sindicato había venido convocando, desde, el año pasado”, declaró. Castillo insistió en que el gremio sí convocó a asamblea en dos oportunidades. Douglas Brenes, a nombre del grupo de trabajadores que apoyan la concesión, declaró ayer que esta conciliación ratifica el derecho de los trabajadores a votar. “Lo que es lamentable es haber llegado a Tribunales”, agregó. Ahora lo que está sin definirse es qué ocurrirá con una reunión convocada por los trabajadores, sin el apoyo del sindicato, el pasado 15 de enero. A la reunión llegaron 687 personas, que representan el 69% de la población sindicalizada en los puertos (1.000 trabajadores). De esos 687 empleados, 377 decidieron emitir su voto secreto: 354 votaron a favor de la concesión (94% de los votantes), otros 11 lo hicieron en contra (3%) y 12 más votaron en blanco (3%). La validez de esa votación debe ser resuelta por el ministro de Trabajo, Álvaro González, quien hasta ayer no se había pronunciado.

Descarga la aplicación

en google play en google play