Escúchenos en línea

Lobo cesa a cúpula militar implicada en golpe de Estado

Tegucigalpa. Agencias. | 26 de Febrero de 2010 a las 00:00
El presidente de Honduras, Porfirio Lobo, cesó la noche del jueves al jefe del Estado Mayor Conjunto, Romeo Vásquez, y a cuatro miembros de la Junta de Comandantes que participaron en el golpe de Estado contra el presidente Manuel Zelaya, el 28 de junio del pasado año. Vásquez "pasa a su condición de retiro", anunció el presidente, quien en el mismo acto juramentó al general Carlos Antonio Cuéllar como sustituto en la máxima jerarquía militar. El nombramiento de Cuéllar, que se desempeñaba como auditor de las Fuerzas Armadas, "obedece a lo que es el mando de su legislación interna", expresó Lobo al presentar en rueda de prensa, en la Casa de Gobierno, al nuevo número uno de los militares hondureños. Lobo cambió también a otros cuatro miembros de la Junta de Comandantes, implicados todos en el golpe de Estado contra el entonces presidente constitucional que le ha valido a Honduras un largo periodo de aislamiento internacional. La Junta está integrada por el jefe y subjefe del Estado Mayor Conjunto y los jefes de las ramas del Ejército, la Naval y la Fuerza Aérea. Cuéllar, de la misma promoción de la Academia Militar de Romeo Vásquez y los demás miembros destituidos, estaba por su cargo en el círculo de los militares golpistas el pasado mes de junio. "El general Cuéllar seleccionará a quienes ocuparán los cargos en la Junta de Comandantes", explicó el mandatario, electo en comicios en noviembre pasado y al frente del gobierno desde el pasado 27 de enero con el compromiso de llevar a Honduras por el sendero de la democracia, luego del derrocamiento de Zelaya que fue condenado por la comunidad internacional. El pasado miércoles el presidente hondureño también juramentó al ex diputado conservador Marlon Pascua como ministro de Defensa en lugar de Adolfo Sevilla, quien ocupaba ese cargo durante el golpe. El nombramiento de Cuéllar tiene el objetivo "de fortalecer la institucionalidad, en este caso la institución armada", subrayó Lobo. En tanto, el nuevo ministro asumió el cargo asegurando que es "una gran responsabilidad". "En nuestro trabajo en las Fuerzas Armadas, nosotros los militares estamos preparados para llegar a cada una de las posiciones que dentro de la carrera militar existen. Me siento honrado con la denominación", declaró el oficial. La Fiscalía, que apoyó el golpe, acusó a Vásquez y a otros cuatro miembros de la Junta de Comandantes por "abuso de autoridad" por expulsar a Zelaya del país, pero Cuéllar fue excluido del juicio. Sin embargo, el juzgado sobreseyó definitivamente a los generales y llegó a desestimar un recurso de reposición, la última instancia en un juicio, calificándolo de "improcedente". Tras ser el poder detrás del trono de los gobiernos civiles que se instalaron a partir de 1982 después de 20 años de golpes de Estado, las Fuerzas Armadas de Honduras --que en la actualidad cuentan con unos 12.000 hombres-- se debilitaron grandemente a partir de los años 90. Pero tras el golpe de Estado contra Zelaya y la gestión temporal del mandatario de facto Roberto Micheletti parecieron resurgir, y queda la incógnita si durante la gestión de Lobo, mantendrán el poder que recuperaron después del 28 de junio o si definitivamente cederán todo el poder a los civiles.

Descarga la aplicación

en google play en google play