Escúchenos en línea

Comisión ONU–Gobierno despierta sospechas en Guatemala

Agencia AFP. Desde ciudad Guatemala. | 13 de Diciembre de 2006 a las 00:00
Organizaciones de derechos humanos manifestaron este miércoles su preocupación por la influencia que tendrá la Fiscalía en las investigaciones que realice la futura Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (Cicig). "Una de las preocupaciones es la injerencia que pueda tener en la Cicig el Ministerio Público (MP, Fiscalía), pues hay que tomar en cuenta que dicha institución también está infiltrada por estructuras clandestinas" vinculadas a organizaciones criminales, sostuvo a la AFP el director del Grupo de Apoyo Mutuo (GAM), Mario Polanco. La Cicig podría investigar casos como extorsiones desde las cárceles, indicios de redes criminales en las diferentes aduanas del país o inscripciones fraudulentas en el registro de la propiedad, entre otras, según fuentes oficiales. El martes, el Gobierno de Guatemala, por medio del vicepresidente Eduardo Stein y el subsecretario general para Asuntos Políticos de la Organización de Naciones Unidas (ONU), Ibrahim A. Gambari, signaron el documento para la creación de la Cicig. No obstante, para que dicha comisión pueda instalarse en el país, tiene que ser ratificada por el Congreso de Guatemala, otro obstáculo que, de acuerdo con Polanco, tendrá que librar el nuevo ente, tomando en cuenta el fraccionamiento existente en el Poder Legislativo. "Estoy convencido de que en el Congreso funcionará como filtro y ahí será donde la propuesta encontrará varios reveses", destacó Polanco. Los temores de Polanco son compartidos por el director del Centro de Acción Legal para los Derechos Humanos (CALDH), Miguel Ángel Alvizures. El problema "es cómo va a reaccionar el Congreso, porque una cosa es la firma entre el Gobierno y la ONU, y la otra, la fuerza legal que el Congreso tiene que darle a través de un decreto. Creo que será difícil por la división existente en el Parlamento", dijo Alvizures. Ambos activistas también coinciden al señalar que otra preocupación latente es el hecho que en el actual documento se señala que la Cicig no podrá investigar a los aparatos clandestinos que operaron durante la guerra interna de 36 años (1960-1996) que vivió el país. "Este aspecto tendría una única ventaja, que a través de las investigaciónes que pueda realizar haya una desarticulación de los cuerpos ilegales en el país que pueda demostrar que son los mismos aparatos clandestinos que operaron en el pasado", subrayó Alvizurez. Para Myrna Mack, de la Fundación Myrna Mack, la creación del nuevo organismo "es una buena posiblidad de iniciar procesos de fortalecimiento institucional y apoyo a órganos de justicia y seguridad para investigar, identificar y desmantelar estructuras clandestinas que generan violencia, así como para mejorar las capacidades técnicas de investigación y procesos judiciales". Además agregó: "la Cicig no va a venir a acabar con la impunidad y desmantelar todas las estructuras, es un primer paso para que se sienten bases importantes para que en el futuro el Estado pueda estar en condiciones de hacerle frente al reto de combatir este tipo de estructuras". Estudio revela que la democracia en Guatemala y Nicaragua son los países de menor desarrollo democrático de la región.

Descarga la aplicación

en google play en google play