Escúchenos en línea

Costa Rica quiere expandir su «industria» de servicios de salud baratos para extranjeros

Agencia AFP. Desde San José. | 19 de Diciembre de 2006 a las 00:00
Lejos de playas, volcanes o casinos, que atraen por año a casi millón y medio de visitantes, la oferta de cirugías y tratamientos médicos genera a Costa Rica un nuevo tipo de turismo que crece moderada pero sostenidamente desde hace varios años. Un implante de senos, un tratamiento de ortodoncia o una cirugía para reducir la grasa corporal pueden hacerse en este país centroamericano con la tercera parte de lo que se paga por los mismos servicios en Estados Unidos o Canadá y con resultados similares. "Esa sustancial reducción de costos explica el crecimiento. Actualmente, tenemos calendarizadas cirugías con pacientes extranjeros para los próximos seis meses", aseguró a la AFP el director médico del Hospital Clínica Bíblica, Jorge Cortés. Hace dos décadas, la institución privada, que funciona en el centro de San José desde hace 77 años, empezó a incursionar en este tipo de servicios ofreciendo cirugías estéticas, gracias a la existencia de profesionales altamente capacitados y de tecnología médica de punta. Sin embargo, la cirugía plástica se ha convertido hoy en uno más de los muchos servicios médicos que estadounidenses, canadienses y europeos buscan en Costa Rica. "Uno de los campos fuertes es la medicina preventiva, que incluye chequeos médicos generales, ultrasonidos, ecocardiogramas, pruebas de esfuerzo y exámenes de laboratorio, entre otros", precisó Cortés. También es grande la demanda de servicios de ortopedia, oftalmología, odontología, dermatología cosmética y cirugía para control de la obesidad. Sólo el Hospital Clínica Bíblica practica alrededor de 110 cirugías por mes a pacientes extranjeros que visitan el país con ese propósito específico, lo que representa un 15% del total de las intervenciones quirúrgicas del nosocomio. Además, atiende a otro centenar de turistas comunes que enferman de manera súbita o sufren algún accidente durante su viaje. El hospital CIMA, que funciona en un moderno edificio en el sector oeste de San José, es otra de las empresas que incursiona fuertemente en el negocio del turismo de salud. Subsidiaria de la transnacional estadounidense International Hospital Corporation, el CIMA apostó desde su establecimiento en el año 2000 al desarrollo de un mercado de turistas-pacientes que constituyen una parte significativa de su clientela, aunque la cifra exacta no pudo ser precisada. Según las fuentes médicas consultadas, el negocio es tan prometedor que un grupo empresarial planea construir un moderno complejo hospitalario en la ciudad de Liberia, unos 250 km al norte de San José, cuya primera etapa requerirá de una inversión de 80 millones de dólares. Liberia, con un aeropuerto de categoría internacional, es la puerta de entrada a la zona del gran turismo en el Pacífico costarricense, donde se concentran las mejores playas y las mayores inversiones hoteleras. Diego Cordero, presidente del Grupo Desarrollador Inmobiliario DCA, que impulsa el proyecto, anunció recientemente que la construcción de esa primera etapa arrancará en enero próximo y estará concluida aproximadamente en 18 meses. El hospital constará de un edificio para unos 100 consultorios de especialidades médicas y una clínica de medicina holística con 50 villas y un moderno "spa". De acuerdo con Cortés, el crecimiento del turismo de salud en Costa Rica es del orden de un 3% anual sostenido, un fenómeno que se explica por el prestigio internacional de los servicios médicos en este pequeño país de 51.000 km2 y 4,2 millones de habitantes, donde los índices de salud son equiparables a los de los países desarrollados. "La combinación de un importante desarrollo de la ciencia médica, los excelentes índices de salud y el vigoroso crecimiento de variadas formas de turismo, hacen que el turismo de salud tengan un gran futuro en este país", concluyó Cortés.

Descarga la aplicación

en google play en google play