Escúchenos en línea

Honduras sigue con salarios bajos

Agencia ACAN–EFE. Desde Tegucigalpa. | 22 de Diciembre de 2006 a las 00:00
El salario mínimo en Honduras es uno de los más bajos de Centroamérica, superando únicamente al de Nicaragua. Según datos de la Secretaría Ejecutiva del Consejo Monetario Centroamericano, el salario mínimo nominal por mes en Honduras es de 134.1 dólares, 93.4 en Nicaragua y 87.9 en República Dominicana. En el caso de El Salvador, el pago mensual se calcula en 158.4 dólares, en Guatemala es de 186.7 dólares y en Costa Rica es superior a los 400 dólares al mes. El salario mínimo más bajo del continente lo tiene Bolivia con un pago equivalente a 54 dólares mensuales, lo que significa 1,000 lempiras, y el más alto es el de los chilenos con 660 dólares al mes, es decir alrededor de 13 mil lempiras. La Organización Internacional del Trabajo (OIT), en un reciente estudio, dio a conocer que los panameños son los trabajadores centroamericanos que requieren menos horas laborales para comprar todos los productos que componen la canasta básica familiar ampliada, que involucra algunas facilidades como un carro nuevo y diversión, y hasta entradas al cine. En Nicaragua se calcula que el salario mínimo no cubre el precio de la mitad de los productos de la canasta básica; en Honduras, los 2,713.88 lempiras de pago promedio mensual se enfrentan a unos 4,300 lempiras del costo de la reducida canasta básica . Para el caso, mientras un trabajador panameño que gana el salario mínimo requiere una hora de trabajo para comprar una libra de pollo, en Nicaragua se requieren cuatro horas y en Honduras dos y media horas. Según la OIT, el salario mínimo de Honduras se mantiene en los mismos niveles de 1990, es decir que, aunque se han producido aumentos en los ingresos, en la actualidad el trabajador nacional puede adquirir con ese sueldo los mismos productos que compraba hace 16 años. En relación a estas cifras, el analista Martín Barahona manifestó que "en Honduras tiene que haber una discusión muy seria y responsable en el sentido de si hay necesidad de mejorar los salarios de los empleados". Recalcó que los hondureños tienen salarios bajos y un bajo nivel de empleo, además de mantener un desempleo abierto de cinco a seis por ciento de la Población Económicamente Activa (PEA), sin contar con las personas subempleadas y con salarios bajos. Estos datos de estancamiento en el ajuste salarial contrastan con el positivo crecimiento que ha mantenido la economía regional en 2006. Además, el ritmo inflacionario de la región se desaceleró de 8.5 por ciento en diciembre de 2005 a 4.8 por ciento en octubre del presente año. Como resultado, por una parte, de la implementación de una política monetaria prudente, la cual fue acompañada de esfuerzos en el campo fiscal. Y por otra parte, de la reducción de los precios internacionales de petróleo observada recientemente, todo lo cual ha contribuido al abatimiento de las expectativas de inflación en el área. Barahona enfatizó que "hay que pensar en el aspecto positivo de aumentar el salario a los trabajadores, porque de esa manera se incrementa el poder adquisitivo y esto tiene un efecto virtuoso en el sentido de que, al aumentar el salario, las empresas pueden generar empleos adicionales".

Descarga la aplicación

en google play en google play