Escúchenos en línea

Ministro tico acusa a jefes por ausencia de policías en calles

San José. nacion.com. | 15 de Mayo de 2010 a las 00:00
José María Tijerino, ministro de Seguridad Pública, afirmó que los jefes de delegaciones fueron los principales responsables de que los policías no salieran a patrullar a las calles el miércoles pasado, desde tempranas horas de la mañana, como se les ordenó. A esa conclusión llegó este sábado el jerarca, luego de sostener una reunión durante toda la mañana con los jefes policiales en el auditorio del Tribunal Supremo de Elecciones (TSE), en San José. La encerrona tenía como objetivo evaluar el porqué los oficiales incumplieron la orden de salir a patrullar calles, centros educativos y paradas de bus, en lugar de quedarse en cuarteles o delegaciones. Según el ministro, la estructura policial tardó cerca de seis horas en reaccionar por completo, de manera que la directriz se cumplió en horas de la tarde. “Algunos señalan que la directriz no les llegó a tiempo, otros que implica un cambio de paradigma que topó con los roles (de trabajo), otros sostienen que esas excusas no son admisibles”, dijo Tijerino. Consultado sobre si la directriz se giró a tiempo, el ministro afirmó: “Hay criterios encontrados. Yo habría preferido mayor tiempo, pero la mayoría de los jefes sostiene que hubo suficiente tiempo. Se dice que la orden llegó con poco tiempo, pero hubo lugares alejados del país donde sí hubo tiempo, de manera que yo creo que hubo una falla sobre todo de jefaturas”. La directriz de salir a patrullar fue anunciada desde que el nuevo Gobierno asumió el poder, hace una semana. Esta luego fue enviada por fax y otros medios a las delegaciones y, según el Ministerio de Seguridad, todas la recibieron. Durante la encerrona, agregó el jerarca, “alguno confesó que creyó que la directriz era un papel más de lo que siempre le llegaba”. Tijerino descartó la posibilidad de un boicot, pero solicitó a los jefes policiales que, si detectaron algún problema de indisciplina “como algunos lo reconocen”, que abran los procedimientos disciplinarios de rigor. “Pero también les aconsejé que no fueran injustos y no trataran de inculpar su propia negligencia en girar instrucciones transfiriéndola a los subalternos. Eso sería lo peor, por eso es que yo quiero supervisar esos procedimientos disciplinarios”, añadió. En la reunión, algunos jefes sí reportaron insubordinación. Por ejemplo, en un caso se le dio prioridad al desayuno sobre la orden de salir a patrullar. La positivo de la encerrona, continuó el ministro, es que los jefes asumieron el compromiso de darle continuidad a la directriz, “de que no nos podemos dormir en los laureles”, y que la solución depende de ellos. De acuerdo con el jerarca, son las jefaturas las que deben inculcar motivación y supervisión en los policías. “Hay un reconocimiento muy valiente de responsabilidad y un firme propósito de que están dispuestos a cumplir con lo que a ellos compete y ser mejores jefes”. A la cita, asistieron cerca de 400 oficiales. En cuanto a recursos, el ministro admitió que estos son insuficientes, pero esa no es una excusa por ahora.

Descarga la aplicación

en google play en google play