Escúchenos en línea

Al partido de Arias no le gustan lo honrados

Agencia AFP. Desde San José. | 22 de Diciembre de 2006 a las 00:00
Una alianza del partido en el gobierno y de la oposición de la derecha en el Congreso cercenó las aspiraciones del fiscal anticorrupción de Costa Rica Francisco Dall Anese de convertirse en magistrado de la Corte Suprema. Dall Anese, que ha sentado en el banquillo a dos ex presidentes de la República por corrupción, se postuló para llenar una vacante en la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia y después de varias votaciones no consiguió los 38 votos necesarios para su elección. Una alianza del Partido Liberación Nacional (PLN) con los derechistas Partido Unidad Socialcristiana (PUSC) y Movimiento Libertario (ML), que dieron apoyo al otro aspirante al puesto, el juez penal Carlos Chinchilla, acabó con sus esperanzas. Dall Anese consiguió el respaldo de los 17 diputados del Partido Acción Ciudadana (PAC), la segunda fuerza política en el Congreso y de dos diputados de fracciones unipersonales e inicialmente el de algunos legisladores del gobernante PLN. Tras varias rondas de votación, los diputados se fueron este viernes a un receso navideño sin haber logrado elegir al nuevo magistrado, pues ninguno de los dos candidatos consiguió el mínimo requerido de 38 votos, equivalente a dos tercios del total. "Hubo una fuerza reactiva contra el Fiscal Dall Anese, querían darle un escarmiento por atreverse a meter el bisturí en la corrupción de las altas esferas políticas", aseguró el diputado Alberto Salom, subjefe de la fracción del PAC. "Este es un pequeño triunfo de las fuerzas que están por rearticular el poder (político) que se vio afectado en la lucha contra la corrupción, en la que Dall Anese ha sido una figura emblemática", agregó el legislador. Salom admitió que la candidatura del Fiscal ya no tiene oportunidades y anunció que, tras el receso navideño, el PAC intentará negociar con otras fuerzas políticas el apoyo a un candidato de consenso que signifique una garantía de honestidad frente a la corrupción. El politólogo Luis Guillermo Solís, ex secretario general del PLN y ahora crítico de esa agrupación política, dijo a la AFP que el actual proceso de elección de magistrado demuestra "la existencia de vínculos entre poderes públicos que deberían estar separados". "Esto está cada vez peor, es desastroso. En una democracia madura, la separación de poderes debería ser mucho más clara, debería garantizarse porque es un principio esencial de la gobernabilidad", indicó. El nuevo magistrado integrará la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia y se encargaría de resolver "en última instancia" los juicios que eventualmente enfrenten los ex presidentes Rafael Angel Calderón (1990-94) y Miguel Angel Rodríguez (1998-2002). Los dos, electos por el Partido Unidad Socialcristiana, son investigados por supuestos delitos de corrupción, por lo que entre octubre de 2004 y octubre de 2005 guardaron prisión preventiva. Calderón es sospechoso de formar parte de una conspiración para cobrar comisiones ilegales por un préstamo que el gobierno de Finlandia hizo a la estatal Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS), caso en el que también estarían involucrados algunos ex altos funcionarios de esa institución. A Rodríguez se le investiga por haber recibido supuestamente un millonario soborno de la transnacional francesa Alcatel (telecomunicaciones), a cambio de la aprobación de un contrato con el Instituto Costarricense de Electricidad (ICE), que administra el monopolio estatal de la telefonía.

Descarga la aplicación

en google play en google play