Escúchenos en línea

Preocupación y tristeza en El Salvador por continuidad de sismos

Agencias ACAN–EFE y AFP. Desde San Salvador. | 26 de Diciembre de 2006 a las 00:00
Tras nueve días de constantes sismos la preocupación y la tristeza reinan en varias poblaciones del oeste salvadoreño donde, si bien no se han registrado pérdidas humanas, centenares de viviendas han colapsado. Las poblaciones más afectadas son Atiquizaya, Turín y San Lorenzo, situadas a 87, 88 y 96 kilómetros de San Salvador, respectivamente, en el departamento de Ahuachapán. Un portavoz del Servicio Nacional de Estudios Territoriales, Snet, del Ministerio del Medio Ambiente informó este martes a Acan-Efe de que desde el 17 de diciembre hasta la pasada madrugada se ha registrado un total de 950 sismos, de los cuales 150 fueron percibidos por la población. "El total de sismos del enjambre, iniciado el domingo 17 de diciembre, alcanza los 950 sismos, de los cuales 150 han sido percibidos por los pobladores de las zonas de Atiquizaya, Turín, San Lorenzo, Apaneca, Juayúa, entre otros en el occidente del país", señaló en un último informe el Servicio Nacional de Estudios Territoriales (Snet). De acuerdo al Snet, sólo entre el lunes y la mañana de este martes se han registrado por sismógrafos de la institución unos 7 movimientos, de los cuales tres los percibieron los pobladores al alcanzar magnitudes en la escala de Richter entre los 2,6 grados y 3,7 grados. Explicó que el mayor de los seísmos sigue siendo uno de 4,6 grados en la escala abierta de Richter ocurrido el 20 de diciembre y que de la totalidad unos 150 han sido percibidos por la población. Los últimos tres sismos que se registraron en la zona ocurrieron a la 1.45, 1.55 y 2.21 horas locales de este martes (7.45, 7.55 y 8.21 GMT), con magnitudes de 2,7; 3,7 y 2,6 grados Richter y profundidades focales entre tres y ocho kilómetros. Los epicentros, como en la mayoría de los seísmos registrados desde hace nueve días, se han localizado entre las poblaciones de Turìn, San Lorenzo y Atiquizaya, donde ha comenzado a llegar ayuda de países amigos, como España, que ha donado 10.000 dólares. Muchos temblores también han sido percibidos en las poblaciones de Chalchuapa y Juayúa, en los departamentos occidentales de Santa Ana y Sonsonate, respectivamente. Un censo del Servicio Nacional de Protección Civil en la zona afectada por los sismos contabilizó 2,242 viviendas afectadas de las cuales 1,651 son viviendas dañadas pero habitables y 591 destruidas. El alcalde de San Lorenzo, Walter Ortiz, dijo hoy a Acan-Efe que de momento ascienden a 1,016 las viviendas afectadas, de ellas 400 totalmente destruidas. Ortiz agradeció la ayuda que ha recibido de parte de la Agencia Española de Cooperación Internacional (AECI), ya que se han proporcionado colchonetas y frazadas a la población, en la época más fría del año. "Ha sido una Navidad muy triste para la gente, que no quiere dejar sus casas y se ha acomodado en las afueras con sus pertenencias, con la esperanza de que ya no tiemble", expresó el edil. Una situación similar fue comentada a Acan-Efe por el alcalde de Turín, José Luis Aguilar, quien informó sobre 274 casas colapsadas y otras 446 dañadas, con lo cual ascienden a 614 adultos y 533 niños afectados. El síndico de la alcaldía de Atiquizaya, José Mario Mirasol, dijo que las más afectadas en esa localidad son dos comunidades rurales que lindan con la población de San Lorenzo, con un total de 245 viviendas dañadas. Los tres funcionarios indicaron que las casas estaban construidas con adobe, que son ladrillos hechos con una mezcla de lodo y paja. Coincidieron en que muchos de los pobladores de la zona han sido presa de crisis nerviosa e incertidumbre, ya que la situación sísmica ha condicionado todas sus actividades. Aunque la mayoría de los pobladores no ha abandonado sus viviendas duermen en los patios o en las afueras de las mismas, con algunas pertenencias a mano. Según ha informado el SNET, los temblores se deben a fallas geológicas locales y aunque en las últimas horas se han suscitado en forma más esporádica no se descarta la probabilidad de "una nueva etapa del enjambre, como ha sucedido en ocasiones anteriores". Esa zona vivió una situación similar en abril de 2005, cuando se registraron 183 temblores, de los cuales 24 fueron sensibles para la población. El pasado 22 de diciembre el gobierno salvadoreño decretó estado de emergencia en los municipios de Atiquizaya, San Lorenzo, Turín, El Refugio y Ahuachapán, todos del departamento de Ahuachapán (oeste). Este mismo martes el gobierno ha continuado las labores de distribución tanto de alimentos como de materiales de construcción como madera y láminas para los 5,501 personas que resultaron damnificadas por la actividad sísmica.

Descarga la aplicación

en google play en google play