Escúchenos en línea

Intentarán impedir ingreso de buques de guerra a Costa Rica

San José. Agencias. | 6 de Julio de 2010 a las 00:00
Diputados opositores buscarán que la corte constitucional de Costa Rica prohíba el ingreso de buques de guerra y tropas de Estados Unidos, que fue aprobado por el Congreso con el fin de reforzar la lucha antidrogas en los mares de Centroamérica. La fracción legislativa del opositor Partido Unidad Social Cristiana encabeza el rechazo a que 46 buques de la Marina de Guerra y unos 7.000 soldados de Estados Unidos ingresen a este país, que abolió al Ejército en 1948 y que promueve iniciativas internacionales de desarme. Los diputados oficialistas, con el apoyo de fracciones minoritarias, aprobaron el ingreso de los buques y tropas estadounidenses bajo el argumento de ampliar un acuerdo de patrullaje conjunto en aguas del Pacífico y el Caribe, en vigor hace 11 años. La jefa de la bancada oficialista, Viviana Martín, argumentó que las autoridades antidrogas locales carecen de medios y preparación para enfrentarse a narcotraficantes dotados de armas y equipos sofisticados, por lo que la ayuda estadounidense es vital con el fin de contener el trasiego de drogas. Grupos civiles y sindicales consideran que el ingreso de fuerzas extranjeras implicaría una violación a la soberanía de Costa Rica y que el gobierno está propiciando una "invasión" militar norteamericana, versión que rechazó tajantemente la presidenta Laura Chinchilla. El diputado socialcristiano Luis Fishman, ex candidato presidencial y ex ministro de Seguridad, adelantó que interpondrá este martes un recurso de inconstitucionalidad ante la corte constitucional, con la finalidad de que anule el acuerdo con Washington. Para Fishman, uno de los candidatos que enfrentó a Chinchilla en las elecciones de febrero, la decisión del Congreso "va más allá" del convenio de patrullaje conjunto, que ha permitido a las autoridades costarricenses con la ayuda de los Guardacostas de Estados Unidos, incautarse de 80 toneladas de cocaína en los últimos cuatro años. Fishman afirmó que la presencia de buques, aviones y helicópteros artillados norteamericanos "convertirá a Costa Rica en la base naval más grande de Estados Unidos en el mundo". Grupos civiles también han expresado su rechazo pues consideran como una violación de la soberanía la presencia de las buques estadounidenses en aguas costarricenses, así como de marinos y soldados en las calles del país. La presidenta Chinchilla aseguró el fin de semana que no tiene intenciones de militarizar la lucha contra el narcotráfico y dijo que el ministro de Seguridad, José María Tijerino, explicaría al país los detalles del acuerdo. Tijerino declaró al diario La Nación que las fuerzas estadounidenses vendrán a apoyar al Servicio de Guardacostas de Costa Rica y actuarán bajo su supervisión. Afirmó que los 7.000 efectivos norteamericanos autorizados a desembarcar con uniformes y armas, "no llegarán todos juntos" ni harán trabajos que competen a la Policía costarricense. El jefe de la Policía Antidrogas, Mario Boraschi, sentenció que "es preferible que transiten por el país soldados estadounidenses antes que sicarios o traficantes de drogas".

Descarga la aplicación

en google play en google play