Escúchenos en línea

Transnacional contaminante miente a ticos con minería verde

San José. elpais.cr.com. | 24 de Julio de 2010 a las 00:00
Una segunda y millonaria campaña en los principales medios de comunicación de Costa Rica, principalmente en la radio y televisión, está desarrollando una transnacional canadiense para promocionar la minería de oro a cielo abierto con cianuro, como "Minería Verde". "En Costa Rica si es posible una minería verde", es el slogan de la transnacional para tratar de revertir la oposición del 90% de la población costarricense a este tipo de minería, considerada "la más contaminante del planeta". La nueva oleada publicitaria ocupa espacios en los medios en momentos en que la oposición a la minería metálica cobra nuevos bríos, a través de redes sociales, pronunciamientos de organizaciones, así como las consultas o encuestas del Gobierno y de los medios de comunicación. Además, en medios de comunicación, colegios y universidades son más los debates que se realizan para combatir el proyecto minero de la transnacional canadiense Infinito Gold en Crucitas de San Carlos, en la Región Huetar Norte, a tres kilómetros del fronterizo río San Juan, Nicaragua. El "destape" del nuevo mensaje, distribuido en Costa Rica, desde el 2008 ha sido tema de controversia en países centroamericanos como El Salvador y Guatemala, donde la campaña publicitaria fue patrocinada por una empresa canadiense de publicidad. En el Salvador, miembros de la Mesa Nacional Frente a la Minería Metálica habían rechazado la campaña publicitaria anónima a favor de la "minería verde", que exalta los beneficios que traería la extracción de oro en ese país. La Mesa Nacional, conformada por una decena de organizaciones civiles, campesinas y ambientalistas, expresó en un comunicado que la publicidad "busca engañar a la población y presionar al Gobierno para conseguir permisos de explotación". Durante meses, en diferentes medios de comunicación radiofónicos, prensa escrita y televisiva, se presentó una campaña publicitaria a favor de la llamada "minería verde", aunque los espacios no fueron respaldados por ninguna empresa. Fuentes de las organizaciones sociales señalaron a la empresa canadiense Pacific Rim como la responsable de costear la campaña, mientras en Guatemala, principalmente en el Departamento de San Marcos, fronterizo con México, los miles de pacientes con llagas en la piel, cáncer y otras dolencias pusieron al descubierto a la "minería verde". Los denunciantes aseguran que "esa propaganda es engañosa porque no existe ninguna minería verde, al contrario, toda actividad minera causa daños al agua, al medio ambiente, a las actividades productivas y a la salud de las personas". Desde esa época, los miembros de la Mesa Nacional han retado a un debate público a la empresa canadiense para que "demuestre en qué consiste su tal tecnología verde, en vez de esconderse detrás de una campaña anónima que transgrede principios de la ética publicitaria, ofende la dignidad de las personas y comete delitos", pero los responsables de los proyecto mineros no acudieron, como ha ocurrido en Costa Rica. Eduardo Rohde Schell, Colaborador de La Prensa Gráfica, de El Salvador, hace precisamente dos años escribió: "La preservación de la tierra es tema prioritario en todo lugar. En consecuencia toda acción inherente, fundamentada o no, es vista con recelo por la población, porque puede presentarse disfrazada de beneficiosa, amigable con el ambiente y provocar efectos contrarios a los que pregona, máxime en el presente, cuando los intereses económicos se anteponen a lo social". En su artículo advirtió que estudios "consideran que el beneficio económico obtenido no compensa los daños al medio ambiente; mientras los ecologistas rechazan rotundamente la minería, cual sea el ropaje con que se presenta, y aseguran que el impacto ambiental es incuantificable en países como el nuestro, de limitado territorio y normativas no claras. Asimismo predicen consecuencias irreversibles en los recursos hídricos, a mediano y largo plazo". "En el aspecto humano, se ha observado que los mineros en países subdesarrollados son modestos agricultores que buscan una fuente complementaria de ingresos. No existe una especialización en la mano de obra minera, como en países con tradición en la actividad, en los cuales la profesión se transmite de padres a hijos", añadió. En ese momento recordó que "una voz de alerta para la comunidad internacional, especialmente para el área centroamericana, la han dado los ecologistas de Costa Rica, aglutinados en la institución FECON". "Después de una prohibición que estaba vigente desde 2002, el gobierno dio luz verde a la explotación de oro por una empresa canadiense en el sector Crucitas. La obra, aseguran, amenaza la biodiversidad y los recursos hídricos de un extenso entorno, el cual incluye la cuenca del río San Juan", precisaron los ecologistas. Este mes el Semanario Universidad y el sitio www.fusildechispas.com dieron cuenta que durante el mes de mayo, Infinito Gold colocó publicidad de la "marca" Crucitas por un valor de ¢91.081.152 (de colones), la mayor parte (casi ¢54millones) en medios impresos, y ¢31millones en televisión. En junio el valor total de los espacios publicitarios pautados por Crucitas fue de ¢57.805.713. Fusildechispas.com, página especializada en medios de comunicación, aseguró que "los datos son estimados realizados por la firma MediaGurú (del grupo Ibope-Time) con base en las tarifas publicadas por los distintos medios de comunicación". "Los estimados no consideran el que existan negociaciones especiales o bonificaciones en los medios. También es importante señalar que estas cifras no incluyen otros rubros, como el patrocinio de eventos y equipos deportivos (como San Carlos), y hasta de las selecciones nacionales de fútbol", aclaró. "La marca Crucitas, nombre del proyecto de minería con cianuro a cielo abierto propiedad de la empresa canadiense Industrias Infinito, comenzó a pautar publicidad en noviembre de 2008, solo unos días después de que la Sala Constitucional acogiera un Recurso de Amparo contra la mina", recordó. "La campaña publicitaria de Crucitas nada contra corriente en su afán de conquistar la simpatía de la opinión pública. Según una encuesta de la firma CID-Gallup publicada a finales de 2009, 9 de cada 10 costarricenses se opone a la minería a cielo abierto", comentó el sitio. Por otra parte, la preocupación de los representantes costarricenses de la empresa se reflejó este viernes, tras conocer dos noticias que no han brillado como el oro, y consideradas como "duros golpes" a las intenciones de Infinito Gold de poner a trabajar Crucitas. La Sala Constitucional aclaró este jueves que el futuro del proyecto minero está en manos de la Presidente de Costa Rica, Laura Chinchilla, o bien de la Asamblea Legislativa, pero esta otorga la potestad al Poder Ejecutivo de derogar el decreto, Además, este viernes al mediodía el Gobierno anunció que podría pronunciarse con respecto al proyecto minero Crucitas dentro de los próximos 8 días, lo que ha dejado en ascuas a los mineros. Por ello, un fuerte grupo de las organizaciones ambientalistas que enfrentan la campaña y los procesos legales para evitar que se inicie la mina, solicitaron al vicepresidente Alfio Piva, una audiencia. Dicha solicitud tendría como fin explicar argumentos, razones y alternativas ante la amenaza de un eventual arbitraje internacional, en caso de que el gobierno decida "como cabeza de una Nación soberana," anular los permisos y decretos del proyecto, en caso de que se pronuncie antes de que terminen los procesos que se ventilan en el Tribunal Contencioso Administrativo. "Nos complace la apertura del gobierno a revisar el tema, el gobierno anterior ni siquiera dio esa oportunidad, confiamos en que se mantendrá una actitud de diálogo en torno al ambiente, y quisiéramos creen que al menos en este tema somos aliados" comentó Heidy Murillo, vicepresidenta de la FECON y firmante de la misiva. "Hacemos un llamado al pueblo costarricense para que nos apoye el día que el gobierno nos conceda esta cita" manifestó Edgardo Araya, abogado ambientalista de UNOVIDA "aunque la lucha por la vía legal no la vamos a descuidar hasta asegurarnos que el proyecto quedará enterrado para siempre", recalcó. La nota es firmada no sólo por FECON, si no suscrita por diversos grupos que históricamente han rechazado la actividad minera: CEDARENA, APREFLOFAS, UNOVIDA y el grupo Llamado Urgente por el País. Ante el panorama, el diario La Nación, en su versión digital, dio cuenta de las apresuradas declaraciones de Juan Carlos Hernández, abogado de la empresa, quien sostuvo que la firma tendría que ser indemnizada, lo que calificó de muy lamentable para el país. Dijo el medio que según el asesor legal, a Industrias Infinito le parece contradictorio que la Presidencia de la República estudie un decreto solicitado por ambientalistas luego de que, en su criterio, la Sala IV concluyera que el proyecto de explotación cumplió con todos los requisitos. "Si al final del día toman la decisión de cancelarlo (el proyecto), tienen que buscar otras razones porque, desde el punto de vista ambiental y legal, no hay razón", dijo Hernández al medio. Según el abogado, sería contradictorio que se le tenga que pagar una indemnización al Estado con dinero de los impuestos y que, a la vez, se pierda una oportunidad de desarrollo para la zona norte. La firma estima que podrá extraer 700.000 onzas de oro, cantidad que equivaldría hoy a $836 millones según el precio de ese metal en el mercado internacional. En dos ocasiones, este mes, la publicación Business News Americas, especializada en Información de Negocios de América Latina, ha dado cuenta de "Crucitas en la encrucijada". Resaltó que "la compañía con sede en Calgary Infinito Gold (TSX-V: IG) tiene pocas posibilidades de desarrollar el proyecto de oro Crucitas, pese a tener los estudios ambientales aprobados y a haber realizado inversiones, debido a las políticas mineras que está aplicando el Gobierno de Costa Rica, que encabeza Laura Chinchilla". Por un lado, informó que está la ratificación de la moratoria a la minería metálica a cielo abierto, que hizo la presidenta, y de la cual no ha dado señales de querer revocar. Esta moratoria suspende el desarrollo de nuevas minas de oro a cielo abierto y subterráneas que utilizan mercurio y cianuro en el proceso extractivo, y prohíbe la emisión de nuevos permisos. Por otro, dijo está la decisión del gobierno de que no habrá más minería en el país, a excepción de aquellos proyectos que ya tienen permisos otorgados. Y ese es el caso de Crucitas, que recibió la autorización ambiental para su desarrollo en septiembre del 2005, pero en octubre del 2008 debió paralizar sus actividades por una impugnación por parte de particulares pese a haber obtenido la aprobación del estudio de impacto ambiental. Asimismo, recientemente se supo que el gobierno de Chinchilla revisaría y revocaría el decreto ejecutivo emitido por el ex presidente Oscar Arias que declaró a Crucitas de interés público y conveniencia nacional, con esa medida el gobierno quitaría los pocos beneficios que aún tiene el proyecto. "En medio de tantas restricciones, esa fue una buena noticia que no brilló como debiera, puesto que el proyecto aún está en medio de un dilema dado que necesita que las instituciones públicas, como el Ministerio de Ambiente, Energía y Comunicaciones (Minaet), la Dirección de Geología y Minas y la Secretaria Técnica Nacional Ambiental (Setena) le vuelvan a otorgar los permisos que tienen prohibido otorgar", advirtió BNamericas. "Lamentablemente la minería está muerta, por mucho tiempo no habrá minería en el país", dijo Franz Ulloa, presidente de la Cámara de Minería de Costa Rica a ese medio estadounidense. Finalmente, para ecologistas aún no hay una noticia que brille como el oro donde se imponga la lapa verde, símbolo de la resistencia contra la minería, contra el verde de los dólares y la mal llamada "minería verde", promocionada en una millonaria campaña publicitaria, entre otras.

Descarga la aplicación

en google play en google play