Escúchenos en línea

Cierre de Interamericana castiga producción y turismo

San José. nacion.com | 30 de Julio de 2010 a las 00:00
El cierre de la carretera Interamericana norte, la principal arteria que conduce a Guanacaste y Centroamérica golpea con fuerza las exportaciones, el turismo y la producción nacional. El daño en el relleno de aproximación del puente sobre el río Seco, en Puntarenas, obliga a 400 furgones, 130 buses y 4.000 vehículos particulares a buscar rutas alternas, algunas de estas riesgosas, para poder enlazarse con el Pacífico norte. La noche del miércoles, la crecida del río Seco arrasó con casi 25 metros de carretera y cambió de curso el cauce. Además, rompió el cableado de fibra óptica y de telefonía, lo cual dejó a comunidades de Puntarenas y Guanacaste sin Internet ni servicio telefónico por cerca de 23 horas, reportó el ICE. Reparar los daños le costará al Estado tres días de cierre de la Interamericana norte (hasta el domingo) y al menos ¢50 millones (de colones) para reencauzar el río y habilitar un paso provisional. Las comunicaciones quedaron en funcionamiento ayer. Mientras, la Cámara de Industrias y la Cámara de Exportadores anuncian que habrá pérdidas por los atrasos en la movilización de materias primas, productos perecederos y otros bienes que se movilizan desde y hacia el Istmo. Costa Rica moviliza hacia Centroamérica medicamentos, alimentos, lácteos, envases plásticos, agroquímicos y panadería fina, entre otros. “Lo que se pone de manifiesto con este cierre es la vulnerabilidad de este país con Centroamérica, ¡dependemos de una sola carretera! Es de inteligencia básica reconocer que solo tenemos una vía y deberíamos buscar otra alternativa viable”, declaró Juan María González, presidente de la Cámara de Industrias. Carlos Céspedes, de la Cámara de Exportadores, estimó que las pérdidas podrían diluirse si los exportadores logran movilizar sus cargas por vías alternas. Sin embargo, no descartó que en los próximos días colapsen las aduanas de Peñas Blancas y Nicaragua, cuando se concentren allí los furgones que antes estuvieron atascados. Francisco Quirós, director ejecutivo de la Cámara de Transportistas de Carga, reconoció que los 400 furgones diarios se exponen ahora a una ruta alterna más angosta y peligrosa por San Carlos y Tilarán. Sin embargo, eso les exige seis horas más de recorrido y un incremento en el consumo de diésel. En un viaje ordinario San José-Peñas Blancas gastan 150 litros de diésel, pero desde ayer la cantidad subió a 350 litros, lo cual implica un desembolso de ¢99.200 extra. Un sondeo de la Cámara Nacional de Turismo en 30 hoteles de Guanacaste, evidenció que 12 contabilizan al menos una cancelación tras del cierre de la carretera. En promedio el rango de ocupación perdida va entre el 5% y el 70%, cifra que preocupa a los hoteleros. Jorge Alfaro, gerente de autobuses Alfaro, confirmó que para este fin de semana largo (hasta el lunes 2 de agosto), pretendían movilizar a 2.500 personas por día. Ahora prevén 400 personas diarias.

Descarga la aplicación

en google play en google play