Escúchenos en línea

No hubo sorpresas en los cambios del gabinete en Honduras

El Heraldo. Desde Tegucigalpa. | 9 de Enero de 2007 a las 00:00
El presidente Manuel Zelaya anunció la destitución de tres altos funcionarios, la renuncia de uno, y el nombramiento de sus respectivos sustitutos, poniendo fin a la serie de especulaciones que se generaron en torno a estos movimientos, pero sin mayores sorpresas. Por la demora en la confirmación en los despidos se desató una ola rumores de una remoción mayor, muchos de ellos gestados en la propia Casa Presidencial, aunque al final solo se concretaron los que se manejaron en los últimos 15 días. Entre los cambios figura el ministro de Educación, Rafael Pineda Ponce, quien antes de ser despedido mejor optó por presentar su renuncia al mandatario en horas del mediodía al no llegar a un acuerdo con Zelaya sobre un nuevo cargo que le propuso. También deja la administración pública el ministro del Fondo Hondureño de Inversión Social (FHIS), Marlon Lara, reemplazados por César Salgado, quien laboraba en la Red Solidaria que maneja la Primera Dama. A los miembros de la Junta Interventora de la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (Enee) los sustituye Alfa Castillo, una de las que formó parte de este organismos auditor. En la Empresa Nacional de Telecomunicaciones (Hondutel) llega Jacobo Lagos en sustitución de Jacobo Regalado, a quien se le ofreció el Ministerio de Inversiones. El mandatario decidió seleccionar como ministro asesor en Comunicación y Propaganda al periodista y ex corresponsal de CNN en Honduras, Walter Fajardo. El Presidente dijo que estos cambios "obedecen a un nuevo impulso a la gerencia de Estado" y porque es "necesario para imprimir un nuevo giro al gobierno". "Por un lado estamos agradeciendo la labor de los funcionarios que nos acompañaron y dando bienvenida a los que ahora han decidido acompañarnos en esta dura tarea de sacar a Honduras adelante". Los movimientos del Gabinete de Gobierno se revelaron en voz del secretario privado Raúl Valladares, en una conferencia de prensa hecha en Casa Presidencial por Zelaya, en compañía de los funcionarios más allegados a él. En la "lista negra" también se encontraba el ministro de Gobernación, Jorge Arturo Reina, pero acuerdos políticos y la parentela de éste con la esposa de un hermano de Zelaya detuvieron su destitución, según se supo. Los separados, incluyendo a Pineda Ponce, tuvieron una mala ejecución del presupuesto porque las inversiones sociales que realizaron no sobrepasaron el 55% de los fondos que recibieron, según un estudio sobre cumplimiento de metas durante 2006. La investigación se denominó "Sistema basado en gestión por resultados", que realizó la Unidad de Apoyo Técnico (Unat), presentada por Zelaya y el ministro de la Presidencia, Yani Rosenthal, a finales de diciembre. El informe fue duramente cuestionado por los reprobados porque denunciaron que hubo alteración de datos, al tiempo que sectores indicaron que este estudio buscaba reprobar intencionalmente a quienes tienen intenciones de lanzar una precandidatura presidencial, para allanar el camino a allegados del mandatario con esa misma ambición política. No obstante, el mandatario reiteró que el estudio solamente lleva la intención de medir la capacidad de los funcionarios en base a resultados y desvinculó al ministro de la Presidencia, Yany Rosenthal, supervisor de la Unat, de ser el artífice de la alteración de cifras que se denunciaron. "Hay un reconocimiento para ellos (los funcionarios separados) con el fin de que nuestras comunicaciones sean bien interpretadas, que no existan en este caso buscarles traspiés o buscarle más insinuaciones que las que nosotros estamos dando". Insistió el mandatario en que los cambios no se deben a problemas de eficiencia, falta de capacidad o de honorabilidad y que, al contrario, "reconocía sus esfuerzos por obtener buenos resultados en beneficio de la sociedad hondureña". En ciertos casos, las separaciones son parte de negociaciones políticas de que solo estaría un año en el cargo, pero no aclaró a quiénes se refería. Con relación al resto de los burócratas, expresó que todos estaban ratificados. El estudio, destacó, es una herramienta que permitió detectar a mediados de 2006 que solo el 30 por ciento del presupuesto para inversión era utilizado y lograr que, haciendo las correcciones que recomendaba el informe, el porcentaje llegara al 82 por ciento. La dimisión de Pineda Ponce es "en vista de que no puedo ni debo aceptar la posición que usted (Presidente) me ofrece y que de igual manera usted no puede modificar su propuesta", dice la nota de renuncia. A Zelaya se le preguntó en dos ocasiones qué fue lo que le ofreció al ex ministro de Educación, pero siempre desvió la atención al referirse a los alcances de la evaluación o destacar la amplia carrera de Pineda en la administración del Estado y del papel que jugó para la resolución del conflicto magisterial en 2006. El mandatario aceptó que se han ofrecido otros cargos a los separados "con la misma dignidad y responsabilidad", que tenían sus anteriores puestos, sin nombrar a cuáles se refería. Insistiéndole para que dijera interioridades de lo que discutió con los separados, Zelaya reveló que muchas negociaciones con los ahora ex funcionarios para que aceptaran cargos no se llevaron a cabo por las especulaciones que salieron a la luz durante las dos semanas previas al anuncio de ayer. "No sé si complacer el morbo de la gente... pero es sumamente difícil hablar sin herir susceptibilidades, tratado de mantener la correspondencia a la moral", respondió para escapar a las consultas sobre los resultados del estudio que puso a varios ministros como incapaces. El ministro presidencial Yani Rosenthal indicó los resultados de las evaluaciones de metas presupuestarias serán publicadas mensualmente en la Internet, mientas que las institucionales y sectoriales se actualizarán de forma trimestral. Seis horas antes de la oficialización de los despidos y remociones, el ministro de Gobernación montó una conferencia de prensa para mostrar la correción de los datos de su evaluación, tras haberse reunido con miembros de la Unat para ese fin. Reina aparecía aplazado por ejecutar solo el 44 por ciento de 138 millones de lempiras, es decir, nada más unos 65 millones, en base a un corte hecho a noviembre. No obstante, en la sesión se hizo una actualización al 31 de diciembre y arrojó que el promedio subió a 62 por ciento. Si se descuenta 27.3 millones de lempiras de donaciones del exterior que no fueron transferidos, el porcentaje llegaría a 77 por ciento, dijo el coordinador de la Unat, Marcio Sierra. "Soy el primer aplazado que pasa, no en la recuperación, sino en la revisión de examen", expresó en medio de risas Jorge Arturo Reina. Durante la mañana en Casa de Gobierno, Zelaya tuvo reuniones privadas con Marlon Lara y con un emisario de Pineda Ponce, lo que aumentó la expectativa de las decisión final que tomaría el mandatario. Lara fue llamado de emergencia por el Presidente luego de que se reuniera con la Unat en su oficina para revisar su evaluación. Abordado por los periodistas y antes de entrar donde el jefe de Estado, Lara usó un lenguaje casi de resignación a su despido, que fue más evidente cuando dijo que su posible sustituto iba a ser Juan Carlos Elvir, quien era un buen candidato para reemplazarlo.

Descarga la aplicación

en google play en google play