Escúchenos en línea

Fiscalía pide detener a implicados de caso Tamaulipas

San Salvador. Diario Co Latino. | 6 de Diciembre de 2010 a las 00:00
Erick Francis E. R., de 33 años y José Raúl A., de 28, deben de permanecer en prisión, mientras continúa la diligencia judicial en su contra por el delito de trafico de personas, dice la Fiscalía General de la República (FGR). Los dos hombres, según las investigaciones, fueron los que trasladaron a México a un grupo de salvadoreños que murieron en la masacre de Tamaulipas, México. La fiscalía llegó el domingo ante el Tribunal de Instrucción Especializado para presentar el requerimiento contra los dos sujetos por el delito de tráfico de personas y pedir que permanezcan en prisión durante los seis meses que dura el proceso en esta etapa. El ente fiscal también sostiene que Erick Francis E. R., es líder de una banda de tráfico que se dedica mover salvadoreños que deciden emigrar a los Estados Unidos y de estar directamente vinculado con el grupo responsable del crimen: “Los Zetas”. Mientras que el segundo es colaborar de este líder. El abogado defensor de los dos procesados prefirió no ofrecer ningún detalle a la prensa. Pero, una de las fiscales del caso, quien prefirió omitir su nombre, explicó que para sustentar la acusación de tráfico de personas cuentan con testimonios, documentos y con bitácoras de llamadas. Incluso, que algunas de las víctimas fueron sacadas de su lugar de residencia por los acusados. “Ahora estamos pidiendo la imposición de la medida cautelar de la detención provisional, mientras continúa la etapa de instrucción y durante ese etapa ellos van a permanecer detenidos”, sentenció la fiscal. Se sospecha que de las catorce personas que murieron, seis fueron trasladas por esta banda. Las investigaciones también incriminan a otras cuatro personas, pero estas no han sido detenidas. Los dos procesados fueron capturados por la Policía Nacional Civil (PNC) la semana pasada en el municipio de San Marcos. En la masacre de Tamaulipas murieron 72 indocumentados latinoamericanos, cuyos cadáveres fueron encontrados en un rancho del municipio de San Fernando. El hallazgo de los cadáveres de 58 hombres y 14 mujeres ocurrió luego que un ecuatoriano, que sobrevivió al ataque, diera aviso a las autoridades. Los migrantes habían entrado a México por Chiapas y llegaron a Tamaulipas, donde, según el testigo, fueron interceptados por un grupo armado que se identificó como parte de los Zetas, que trató de extorsionarlos y les ofrecieron trabajo como sicarios, cuando los indocumentados se negaron, les dispararon. Entre ellos estaba el grupo de los catorce salvadoreños.

Descarga la aplicación

en google play en google play