Escúchenos en línea

Desalojan campesinos con fuerte militarización en Honduras

Tegucigalpa. Por Karol Assunção, Adital. | 15 de Diciembre de 2010 a las 00:00
Campesinos y campesinas que realizaban manifestaciones en el Bajo Aguán, Honduras, fueron cercados y desalojados en la mañana de este miércoles por policías de elite del Estado hondureño. Desde el último día 7 los manifestantes mantenían cerrada la carretera que conduce de Tocoa a Trujillo, en el departamento de Colon, en las cercanías de la comunidad Guadalupe Carney. Entre las demandas estaba la desmilitarización de la zona. Informaciones de policías y de la prensa que apoya al Gobierno afirman que la desocupación fue pacífica. Sin embargo, noticias dan cuenta de que miles de militares y policías entraron en la Comunidad y tomaron los facones -instrumento de trabajo- de los campesinos. Cabe resaltar que los manifestantes ya habían indicado que no presentarían ninguna resistencia y dejaron el lugar voluntariamente. Aún así, la respuesta dada a los campesinos que demandaban la desmilitarización fue justamente el aumento de las fuerzas armadas en la zona. De acuerdo con la denuncia del Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (Copinh), cerca de las 22h30 de ayer (14), tropas militares del Estado hondureño comenzaron a dirigirse a la región fuertemente armadas. Tanquetas, armas de grueso calibre, camiones militares con cárceles portátiles tipo jaulas fueron sólo algunos de los instrumentos utilizados por los militares para cercar a los manifestantes. Además, según el Copinh, más de 400 soldados del ejército estaban en camino a Trujillo y tres tanquetas antimotines iban a llegar a Tocoa acompañadas de seis camiones militares llenos de armas cortantes. "Con esta operación delictiva, el régimen de facto, al mando del señor [Miguel] Facussé, podría ejecutar una nueva masacre campesina", observó el Consejo. Noticias divulgadas por la Red Morazánica de Información revelan que un ómnibus con sesenta personas -incluyendo niños- fue detenido y custodiado por integrantes de la seguridad privada de Miguel Facussé y René Morales. De acuerdo con la denuncia, el chofer del ómnibus fue obligado a conducir el vehículo hasta la comunidad de Honduras Aguán, amenazado por sicarios con los rostros cubiertos que conducían vehículos sin patentes de una empresa perteneciente a René Morales. La fuerte militarización en la zona fue una respuesta del Gobierno de Porfirio Lobo y de empresarios a la manifestación campesina. Desde el martes de la semana pasada, campesinos y campesinas mantenían una carretera que une Tocoa con Trujillo cerrada. La principal demanda de los manifestantes era el fin de la desmilitarización en el Bajo Aguán. El 16 de noviembre, cinco campesinos fueron asesinados por hombres vinculados a Miguel Facussé en Tumbador, Trujillo. "Alertamos a la comunidad nacional e internacional a mantenerse muy atenta por los acontecimientos en el Bajo Aguán, a movilizar la solidaridad, a desnudar la barbarie del régimen continuador del Golpe de Estado, a realizar acciones frente a las embajadas de Honduras en todo el mundo, a generar presencia en el Bajo Aguán, llevar víveres, medicamentos, utensilios de cocina, ropa y otras provisiones para el trabajo humanitario", pidió el Copinh.

Descarga la aplicación

en google play en google play