Escúchenos en línea

Ecuador quiere ampliar el comercio con Centroamérica

Quito. El Ciudadano. | 20 de Diciembre de 2010 a las 00:00
El viceministro de Comercio Exterior e Integración Económica de Ecuador, Francisco Rivadeneira expuso el punto de vista sobre el interés de Ecuador de ampliar y profundizar sus relaciones comerciales con Centroamérica. ¿Qué busca el Ecuador respecto a su relación comercial con los países de Centroamérica? El objetivo es ampliar los Acuerdos Comerciales de Complementación con esa subregión, a pesar de que son países pequeños en términos generales, con excepción de Guatemala que es el más grande, son destinos muy interesantes e importantes para una parte esencial de la oferta exportable ecuatoriana. Países como Panamá, Costa Rica, Guatemala; El Salvador, Nicaragua y Honduras podrían comprar muchas de las manufacturas y productos industriales con valor agregado producidos en el Ecuador. Ha sido un interés de los últimos años, tanto del Estado como del sector privado que se negocie con esta región del mundo. Al sector productivo exportador le interesa mucho Centroamérica porque son mercados donde se pueden vender productos, que en su mayoría son elaborados por pequeñas y medianas empresas; y ese es también uno de los objetivos del Gobierno. De esta manera, representa un mecanismo de complementación, de incremento e inclusive (si llegáramos a tener problemas en algún otro mercado) de sustitución a las exportaciones que actualmente hacemos a países como Colombia, Perú y Venezuela. Es un instrumento para impulsar la profundización de la integración latinoamericana y generar un marco que promueva la ampliación y diversificación de los intercambios, la cooperación comercial y la complementación económica con esos países. Por lo que es necesario continuar con todos los esfuerzos para alcanzar ese fin. ¿Cómo avanza este proceso? El Ecuador tiene la firme voluntad de negociar con todos los países de esa región, pero aquellos que han sido más receptivos a avanzar en las negociaciones son Nicaragua y Guatemala. Con Guatemala estaba un poco trabado el proceso, pero después de algunas reuniones que mantuvimos -tanto a nivel público como privado con autoridades guatemaltecas para exponer el interés del Ecuador de negociar con ellos- hubo una respuesta favorable. De modo que la semana pasada finalmente se intercambiaron las listas de productos de interés entre las dos partes, lo que en términos prácticos representa el inicio de las negociaciones. Con Nicaragua estamos avanzando dentro de otro marco, que es el ALBA, lo que implica una dinámica de negociación diferente. He tenido una reunión por videoconferencia con el Ministro de Comercio nicaragüense, donde hablamos sobre el tipo de acuerdo que podríamos negociar y las fechas para arrancar esa negociación, el próximo año. El interés para Ecuador es que una vez que avancen los procesos exitosos con Guatemala y Nicaragua, el resto de los países centroamericanos también se suban al tren de la negociación. Particularmente nos interesa El Salvador y Costa Rica porque son mercados amplios, dinámicos, donde puede haber mucho interés para el Ecuador de exportar productos y de fortalecer la relación comercial. En el primer trimestre del próximo año, haré todo el esfuerzo necesario para convencerles del interés mutuo en fortalecer las relaciones comerciales bilaterales. ¿Cuál es la importancia en términos económicos del mercado centroamericano para el Ecuador? En la última década, la tasa de crecimiento promedio anual (TCPA) fue cercana al 16%, lo que implica un dinamismo mayor de ese mercado en comparación con el resto del mundo, cuya TCPA estuvo en el orden del 12%. La importancia relativa de los países centroamericanos como destino de las exportaciones ecuatorianas también aumentó progresivamente del 1.4% en 1990, 2.6% en 1999 al 3.7% en 2009. En el 2009 los países centroamericanos fueron el cuarto destino en importancia de exportaciones de bienes industrializados. Además de derivados de petróleo, se han exportado otros productos industrializados: medicamentos, gelatinas, línea blanca (principalmente cocinas y lavabos); conductores eléctricos, preparaciones de pescado para consumo humano y la alimentación animal. La balanza comercial global con Centroamérica registra saldos positivos, pasó de aproximadamente 12 millones en 1990 a 472 millones de dólares en el 2009. Esto es muy importante pues durante ese período, la tendencia con el resto del mundo fue que los déficits tendieron a consolidarse. ¿Qué productos ecuatorianos tienen mayor potencial para ingresar al mercado centroamericano, especialmente a Nicaragua y Guatemala? Estamos exportando a Guatemala importantes montos de aceites de petróleo, cocinas, camarones, langostinos y medicamentos; cabe subrayar que cerca del 80% de productos exportados a este mercado desde 1990 constituyen bienes industrializados. A Nicaragua exportamos principalmente preparaciones utilizadas para alimentación animal, tabaco, al igual que aceites de petróleo y medicamentos. Pero hay un gran potencial de exportación de otros productos como flores cortadas frescas, sardinas y atunes en conserva; preparaciones y conservas de pescado, chicles, artículos de confitería; placas, hojas, películas, bandas y láminas de polipropileno. Además manufacturas de plástico, llantas, maderas contrachapadas; artículos higiénicos, algunos textiles como medias de punto de mujer, ropa de tocador o de cocina de algodón; aparatos de cocción y calientaplatos, partes de aparatos no eléctricos de uso domestico, entre otros. ¿Cuáles fueron los principales obstáculos que debieron superarse para iniciar las negociaciones con Guatemala y con Nicaragua? Más que obstáculos, habría que referirse a prioridades de tiempos que establecen los países en sus diversos procesos de negociación. Por ejemplo, las autoridades de comercio del Ecuador y de Centroamérica adoptaron en el 2008 el “Comunicado Conjunto de Roatán” en que se anunció el inicio de un proceso de profundización de sus relaciones comerciales y de cooperación económica. Las negociaciones de Centroamérica con la Unión Europea demoraron más de lo previsto e impidieron que el compromiso de Roatán se concrete. Pese a diversas circunstancias que impidieron avanzar al ritmo deseado por el Ecuador, el Ministerio de Relaciones Exteriores, Comercio e Integración no se quedó cruzado de brazos y realizó diversas gestiones oficiales para avanzar en los procesos de negociación, además de coordinar y apoyar misiones empresariales con miras a impulsarlos con sus actores directos. Cabe subrayar que en estas iniciativas se incorporaron a nuevos actores -particularmente a pequeños productores, Mipymes, y organizaciones de la economía popular y solidaria- como estrategia para incorporarlos en los beneficios del comercio exterior. En el caso de Guatemala esta coordinación en el campo público como privado, fue determinante para que en este momento hayamos iniciado un proceso que esperamos culminarlo en el primer semestre de 2011. La primera ronda de negociaciones se llevará a cabo en Quito, la semana del 24 de enero. Otra ventaja con la que contamos es que los países centroamericanos, a pesar de no ser parte de la Asociación Latinoamericana de Integración (ALADI), nos autorizan a negociar bajo los conceptos de ese organismo. De esta manera, podremos negociar acuerdos de diferentes tipos como lo hacemos con todos los países de América del Sur, con México y con Cuba. ¿Cuáles son las ventajas de poder negociar con los países centroamericanos bajo los parámetros de la ALADI? La normativa de la ALADI permite a los países miembros concertar acuerdos de alcance parcial de complementación económica con otros países de América Latina, sin que las concesiones que otorguen a esos socios comerciales se hagan extensivas a los otros miembros de la ALADI o incluso de la OMC. Es decir, establece una excepción al principio de nación más favorecida que obligaría a ampliar los beneficios del acuerdo bilateral a otros socios comerciales. Esto se encuentra establecido en el artículo 25 del Tratado de Montevideo de 1980 que instituyó la ALADI (TM-80). Además, la Secretaría General de la ALADI, anualmente notifica a la OMC de los acuerdos negociados al amparo del TM-80, lo que exime a los países suscriptores de tal obligación. Por otro lado, los países que negocian los acuerdos de complementación económica tienen plena libertad de dar a estos instrumentos la profundidad y el alcance que deseen, de acuerdo a sus intereses y circunstancias propias de cada negociación. Estas ventajas han hecho que los propios países centroamericanos adopten como práctica acogerse a esta normativa en sus negociaciones con los países miembros de la ALADI.

Descarga la aplicación

en google play en google play