Escúchenos en línea

Organizaciones llaman a desmilitarizar zona de Honduras

Tegucigalpa. Red Morazánica de Información. | 28 de Diciembre de 2010 a las 00:00
Más de cincuenta organizaciones internacionales, civiles y religiosas, urgieron al Departamento de Estado insistir al régimen de Porfirio Lobo en una “moratoria policial militar inmediata e indefinida”, y en que sean arrestados los “paramilitares armados que aterrorizan y matan a los campesinos con impunidad en el Aguán, junto con los que contratan a estos abusadores”. Las organizaciones exhortan al Departamento de Estado de los Estados Unidos, a “insistir en una moratoria, inmediata e indefinida, de cualquier acción policial o militar en Honduras, que fuerce al campesinado de El Aguán a salir de sus tierras, hasta que se concluyan las negociaciones iniciadas hace tiempo”. Y, asimismo, hasta que “los títulos fraudulentos y la intimidación de los dueños poderosos de tierra se investiguen, y que las organizaciones independientes de derechos humanos hayan ofrecido sus gravámenes finales”, condicionan. Varios de los firmantes ya han insistido al Departamento de Estado en los últimos seis meses, en que se arreste a los responsables de los asesinatos de, al menos siete, campesinos en El Aguán, en 2010, incluidos los financiadores de esos abusos. En la carta al Director de Asuntos para el Hemisferio Oeste, Robert W. Boehme, de la Oficina de Democracia, Derechos Humanos y Trabajo, le piden que explique, él y la Secretaria Auxiliar Posner, qué pasos dan para exigir a las autoridades hondureñas cesar toda acción policial y militar de desalojo a los campesinos de sus tierras cooperativas en El Aguán autorizadas por el INA. Así como también, que digan qué han hecho para llamar la atención al “gobierno” de Porfirio Lobo para que “arreste a los guardias de seguridad pagados y a los asesinos paramilitares, junto con los que los emplean, por los asesinatos y el terror causados en estas comunidades”. Advierten las organizaciones, la amenaza que representan empresarios ricos, y en particular Miguel Facussé, para esas tierras y los campesinos a quienes les pertenecen. Denuncian que no es interés del gobierno de los Estados Unidos “apoyar al gobierno después del golpe de Estado que no ha podido cumplir los estándares más mínimos del respeto a los derechos humanos, atenerse y dejar pasar esta injusticia violenta contra comunidades enteras de familias campesinas” que reclaman la tierra de la que son desplazados con violencia y por la fuerza. Que al contrario, el Departamento de Estado debe solidarizarse con el campesinado en su “lucha tenaz desde hace 20 años por salir de la pobreza”, en vez de con los terratenientes ricos, las seguridad privada, los paramilitares ilegales, y las operaciones violentas de la policía y de los militares “a la orden de los intereses poderosos y violentos económicos de la élite política tradicional de Honduras”. Cuestionan que la “alianza” de los Estados Unidos con esos “agentes violentos, injustos” en Honduras no corresponde, más bien “menoscaba”, la política exterior de promover democracia, derechos humanos y la reducción de la pobreza en el hemisferio. Y en lugar de apoyarlos, Estados Unidos debe exigir que las autoridades respeten los derechos de los hondureños. Así como también se respete a las organizaciones y los movimientos sociales que están en resistencia masiva y no violenta en contra del Golpe, del “régimen de facto ilegítimo” y que buscan una asamblea constitutiva para crear una constitución completamente inclusiva, una nueva constitución que asegure los derechos del pueblo tradicionalmente excluido de la vida política y económica de Honduras. Entre las organizaciones firmantes están: Testigos por la Paz, oficina en Washington; el Instituto de Estudios Laborales de la Universidad de Missouri; el Instituto de Educación Popular del Sureste de California (IDEPSCA); el Comité de paz y Justicia Hermanos de la Santa Cruz; el Observatorio para la Escuela de Las Américas. Además, el Centro Nicaragua para la Acción Comunitaria, de Berkeley; Coalición Manos Fuera de Honduras; Asociación de Colegios y Universidades Jesuitas; La Voz de los de Abajo, Chicago; No violencia Internacional; Alianza por la Justicia Global; May I Speak Freely Media; y varias otras. Manifiestan estar consternadas por la “violencia expansiva y totalmente injustificable en El Aguán contra los campesinos que tienen 20 años trabajando para asegurar con éxito los derechos a la tierra bajo el Instituto Nacional Agrario (INA)”. “También queremos expresar nuestra gran preocupación con respecto a la paliza, el gasear y la detención, hecho por la policía, a los campesinos en la comunidad de Zacate Grande el 15 de diciembre”, reafirman.

Descarga la aplicación

en google play en google play