Escúchenos en línea

Conmemoran aniversario de insurrección campesina en El Salvador

San Salvador. Prensa Latina. | 22 de Enero de 2011 a las 00:00
Organizaciones indígenas y populares de El Salvador conmemoraron este sábado el aniversario 79 de la insurrección campesina e indígena de 1932, reprimida por los militares con un trágico saldo de 32 mil muertos. El principal acto se desarrolla durante todo el día en la ciudad de Izalco, a unos 60 kilómetros al occidente de la capital, uno de los principales escenarios del levantamiento. En un programa especial de la emisora Radio Maya Visión, varios historiadores recordaron que sólo en ese municipio, el Ejército asesinó a unos 10 mil hombres y niños. La insurrección tuvo como detonante el agravamiento de la miseria de los habitantes del campo durante la crisis de la época, agravada por la decisión del Gobierno de despojar de sus tierras a campesinos e indígenas para entregarlas a los grandes terratenientes. Los principales líderes del movimiento fueron apresados y condenados a muerte, entre ellos el fundador del Partido Comunista Agustín Farabundo Martí y el cacique Francisco Ama. En Izalco los tatas (ancianos) de los pueblos aborígenes realizaron temprano una ceremonia ancestral de homenaje a la Madre Tierra y a las víctimas de la represión. Durante un acto, el catedrático de la Universidad de El Salvador Luis Melgar Brizuela explicó que el sistema capitalista arrasó con las culturas originarias y sus identidades, para someterlas a su dominio. Melgar Brizuela afirmó que es urgente poner a flote la raíz profunda de la cultura de esos pueblos para enfrentar "la dominación cultural del imperialismo, el más depredador de la historia humana". Reconoció los cambios en la política oficial hacia los indígenas ocurridos en el Gobierno del presidente Mauricio Funes, quien el 12 de octubre pasado pidió perdón a nombre del Estado "por la política sistemática de exterminio" sufrida. Recordó que tras la represión de 1932, la comunidad indígena debió cambiar no sólo el nombre, sino también las costumbres, ya que al ser identificados como tales, eran castigados, perseguidos y asesinados. La matanza, una de las más crueles de la dolorosa historia americana, fue ordenada por el general Maximiliano Hernández Martínez, iniciador de un período de dictaduras militares que asolaron la nación hasta fines del siglo XX. El 22 de enero de 1980, la represión a una manifestación popular en San Salvador provocó 67 muertos y una cantidad de heridos no determinada con precisión hasta la fecha.

Descarga la aplicación

en google play en google play