Escúchenos en línea

Policía hondureña intenta frenar ola de violencia

Tegucigalpa. La Tribuna. | 24 de Febrero de 2011 a las 00:00
Mientras los niveles de delincuencia y muertes se incrementan en Honduras la Policía Nacional sale a las calles para tratar de parar la escalada de violencia que vive el país, situándose en los principales ejes carreteros de las principales ciudades. Según un reciente informe de Medicina Forense, las muertes violentas en la capital se duplicaron en los últimos días, la semana anterior se registraron alrededor de 20 muertes violentas pero a partir del viernes se han realizado 59 autopsias de las cuales 41 fueron homicidios, con una tendencia ascendente y generalizada en las principales ciudades del país. Las operaciones combinadas se llevan a cabo en las principales salidas de las principales ciudades. En los últimos tres días se registraron además tres muertes consecutivas que han enlutado a la población hondureña, uno de ellos el de un pastor Evangélico, Carlos Marroquín en San Pedro Sula y otras dos producto del sicariato a bordo de las temibles motocicletas. Esta modalidad ha sido frecuentemente usada por delincuentes para cometer asesinatos, aprovechando la facilidad para huir que proporciona este vehículo, por lo que a mediados del año pasado se propuso eliminar el segundo pasajero a bordo, así como el uso de un chaleco numerado. Sin embargo, el ministro de Seguridad, Oscar Álvarez, considera que el uso de chalecos para motociclistas no sirve de nada, pero señaló que la Dirección Ejecutiva de Ingresos (DEI), no tiene placas y las "motos" circulan sin identificación. Para Álvarez, no es la falta de leyes sino la aplicación de las actuales por los operadores de Justicia y añadió que la situación de Seguridad en el país podría ser cambiada si se proveen los recursos necesarios para logística e incrementar la cantidad de policías a nivel nacional. Este jueves, el director de la Policía Nacional, José Luis Muñoz Licona, aseguró que los intensos operativos que se desarrollan a nivel nacional "cumplen con un patrón de trabajo que permitirá que la población se pueda desplazar con tranquilidad, cumpliendo con el mandato constitucional de brindar seguridad a las personas y sus bienes". Muñoz Licona, detalló que se instalarán retenes móviles y fijos, sin dejar de un lado las saturaciones como las operaciones de rescate. "Sabemos que han una serie de problemas que inciden en esta situación y cada día están viniendo más repatriados, ayer llegaron más de 200 personas y lógicamente tenemos una cantidad de jóvenes buscando empleo, por lo que el delincuente se aprovecha de ellos, eso significa que la situación es difícil en toda la región". Las autoridades de Seguridad instruyeron ayer a las Direcciones Policiales tanto de Tránsito, como Fronteras y la Policía Preventiva para que se unieran a los esfuerzos de garantizar la seguridad, mientras la Dirección de Investigación continúa los procesos para dar con los criminales responsables de los recientes asesinatos. Según el director de la Policía Nacional, a pesar de las saturaciones entre los capturados hay muchos reincidentes, por lo que "se necesita la colaboración de la población, de manera que coadyuven a este esfuerzo en el que debemos estar involucrados todos". Por su lado el titular de la Policía de Tránsito, José Oliva Acosta, señaló que "las operaciones combinadas con toda la Policía Nacional se realizarán de forma permanente a nivel nacional". Las operaciones combinadas, se desarrollan desde este día "en todos los departamentos", especialmente en San Pedro Sula, La Ceiba, Choluteca y la capital hondureña, para que se tenga seguridad tanto en las carreteras como en las áreas de trabajo", explicó.

Descarga la aplicación

en google play en google play