Escúchenos en línea

Alerta por falta de alimentos en comunidad hondureña de Yarula

Tegucigalpa. FAO | 18 de Abril de 2011 a las 00:00
Los residentes de Yarula, departamento de La Paz, no tienen maíz para vender o para alimentar a sus familias. Una súbita helada destruyó el maíz que estaba listo para la cosecha. El Gobierno de Honduras, autoridades locales y el PMA trabajan para aliviar la situación de unas 200 familias. YARULA –Durante el 2010, los erráticos patrones de lluvias provocaron considerables pérdidas en las cosechas. Sin embargo, no solo factores climáticos están afectando la alimentación y nutrición de estas familias. También inciden el limitado acceso a los medios de producción (tierra y capital), a los servicios de salud, a las redes de protección social, así como la falta de empleo y el bajo nivel educativo. “La situación en nuestras comunidades es muy crítica debido a la escasez de alimento que se ha dado. Perdimos el maíz por una helada que se dio en la zona que es lo que nosotros cosechamos, y ahora no tenemos para vender y mucho menos para alimentar a nuestras familias… ésta ayuda ha venido a solventar esta situación que estamos pasando”, dijo Aquilino Cano Hernández, Presidente del Patronato Caserío de Tierra Colorada, en Yarula. En coordinación con el Gobierno de Honduras, el Programa Mundial de Alimentos en Honduras trabaja con la Comisión Permanente de Contingencias (COPECO) y las autoridades locales para aliviar la situación de 200 familias de diferentes aldeas y caseríos que conforman la comunidad de Yarula. “El PMA ha entregado raciones para treinta días a las familias más pobres afectadas por la escasez de alimentos en 5 aldeas y 16 caseríos del municipio de Yarula, en la región sur-occidental de Honduras”, manifestó Miguel Barreto Representante del PMA en Honduras. Los esposos Martín Benítez y María Nieves Lazo, de 75 y 79 años respectivamente, fueron beneficiados con una ración de alimentos. La pareja reside en la aldea de Zacate Blanco y son 1 de las 200 familias que serán apoyadas para afrontar la situación que se está viviendo en la zona. “Nunca habíamos visto lo que estamos viviendo. Vino un hielo como amarillo y todo se perdió. Gracias a Dios, ustedes y el Gobierno han venido a ayudarnos porque aquí ni trabajo se halla, pero con este apoyo vamos a tener qué comer”, dijo Benítez. Luego que las autoridades de Yarula declararan la emergencia tras la pérdida de los cultivos y por la poca disponibilidad de alimento, el Gobierno solicitó una evaluación de la seguridad alimentaria y nutricional de los hogares en las zonas más vulnerables de los municipios de Santa Elena y Yarula. En la evaluación participaron la Secretaría de Agricultura y Ganadería, la Secretaría de Salud, el Proyecto Escuelas Saludables de la Secretaría de Desarrollo Social, la Unidad Técnica de Seguridad Alimentaria de la Secretaría de la Presidencia, la Secretaria de Educación, las alcaldías de Yarula y Santa Elena, y el Programa Mundial de Alimentos (PMA).

Descarga la aplicación

en google play en google play